75 años del cierre del campo de concentración de Miranda

Un día como hoy, 75 años atrás, dejó de estar en activo el campo de concentración con el periodo de vida más extenso de todos los que se construyeron en el territorio nacional.

13 de enero de 1947. El campo de concentración de Miranda de Ebro cerró sus instalaciones tras diez años desde su habilitación. (Después de esa fecha y hasta 1952 fueron utilizadas como campamento para la instrucción de reclutas).

En el campo estuvieron recluidas miles de personas, llegando a tener una población media de 3.700 reclusos, que fueron de unas 60 nacionalidades diferentes. En total, unas 65.000 personas pasaron por allí.

Hoy permanecen pocos restos de aquellas instalaciones (que fueron destruidas por la construcción de un complejo fabril) a excepción del depósito elevado de agua, lavadero, base de torre de vigilancia, restos del muro de cierre perimetral y un pequeño edificio (caseta de guardias).

Esto es lo que se conserva del antiguo Campo de Concentración de Miranda, junto con algunos objetos, escritos, etc. que se exponen en el Centro de Interpretación del Campo de Concentración que el Ayuntamiento de Miranda de Ebro puso en marcha en memoria de los prisioneros.

El Gobierno de Franco dio la orden de construir este campo el 5 de julio de 1937 para que albergase a los numerosos prisioneros de guerra que procedían de la toma de Bilbao. Ubicado en unos terrenos junto al río Bayas y a la línea férrea Castejón-Bilbao, ocupó una superficie de unos 42.000 metros cuadrados.

Sus barracones iniciales se construyeron con los materiales pertenecientes al Circo Corzana, que estaban almacenados en Miranda de Ebro desde el inicio de la Guerra Civil Española.

Pasó por tres etapas:

  1. 1937-1944: con prisioneros republicanos y miembros de las Brigadas Internacionales.

  2. 1940-1945: extranjeros de los países aliados que entraban a España huyendo del avance alemán durante la Segunda Guerra Mundial.

  3. 1944-1947: destaca este periodo porque en él se instalaron oficiales y soldados alemanes que escapaban del hundimiento del Tercer Reich.

En la actualidad, 75 años después, las evidencias de su existencia son muy pocas y los restos están incluidos entre los bienes protegidos del Plan General de Ordenación Urbana.

El Ayuntamiento de Miranda de Ebro puso en marcha el Centro de Interpretación del antiguo Campo de Concentración de Miranda de Ebro, ubicado en el Centro Cívico Raimundo Porres para recordar a los prisioneros,” y para tener presente que esta es una parte de la historia que nunca debería haberse producido y que no debe volver a ocurrir”, señala la concejala de Memoria Histórica, Begoña González Ladrero.

Por otra parte, y en relación a la temática del Campo de Concentración, a la salida de este centro de interpretación y cerca de los propios restos del campo, realizó el Ayuntamiento el Jardín de la Memoria, un parque ejecutado en memoria de los presos del antiguo Campo de Concentración de Miranda de Ebro.

publi BAD.png