Anduva mereció más premio

Empate entre Mirandés y Real Oviedo en un partido en el que el balón y las ocasiones fueron totalmente de dominio rojillo.

Injusto empate en Anduva para un Mirandés que mereció más, mucho más que su rival, y que acabó sumando un punto ante un Real Oviedo que con una genialidad de Matheus logró poner las tablas. Las sensaciones fueron buenas. Muy buenas. Porque los rojillos salieron enchufados desde el inicio y asumieron el rol de local para hacerse con el balón y trenzar jugadas en área visitante. Una y otra vez.

Álex López avisaba en una de ellas con un remate desde lejos que se perdía fuera por poco. Primer aviso. Y llegaba en la portería de Femenías. Buena señal que marcaría a la postre el devenir del encuentro.

El Mirandés jugaba intenso, presionando alto y robando rápido. Todos a una con el objetivo de ahogar la salida de un Real Oviedo que acaba jugando en largo para evitar complicaciones.

Odei y Arroyo se encargaban de ganar esas disputas y anticipar a las caídas de Bastón para volver a empezar. Anduva veía a los suyos acechando el área rival y suspiraba por ese primer gol. Era cuestión de tiempo. Y el tiempo acabó apremiando a Sergio Camello ya en la segunda mitad. Enviaba Meseguer a la carrera del punta, que ganaba la marca y definía de lujo, por arriba, ante la salida de Femenías, para abrir la lata. Golazo.

Restaba aún media hora de juego. Un mundo. Pero el Mirandés no especulaba. Buscaba el segundo con la intención de certificar el triunfo en casa.

El empate sin embargo dejaría frío, casi helada a la grada de Anduva, en una genialidad de Matheus, que acababa de saltar al campo y en su primer balón la colaba por la escuadra de Lizoain desde fuera del área. Era la primera oportunidad del conjunto asturiano. Un remate y un gol. Empate.

No desistieron los rojillos que a partir de ese momento se volcarían en ataque en busca del segundo. Las tuvo Roger Brugué en dos mano a mano que sacaba Femenías con dos paradas de mérito. La tuvo Álex López en un remate de cabeza que sacaba bajo palos la defensa.

Y así hasta el final, que se cerró en un córner que nadie pudo rematar y que supuso el final del encuentro y el reparto de puntos. Uno para cada equipo y 20 para el Mirandés en la clasificación.

publi BAD.png