Blasco exige a la Junta certidumbre en torno al futuro sanitario en Burgos

Lamenta el cierre del Hospital San Juan de Dios y la discriminación que se produce respecto a León.

La portavoz del Grupo Municipal Popular del Ayuntamiento de Burgos, Carolina Blasco, ha lamentado este jueves el cierre del Hospital San Juan de Dios, así como la incertidumbre que esta decisión de la Consejería de Sanidad genera en la escena sanitaria provincial.

Para la edil popular, la gestión del convenio con la Orden Hospitalaria ha sido “un auténtico escándalo” durante los últimos dos años, con idas y venidas constantes, en las que la Gerencia Regional de Salud ha sido incapaz de dar viabilidad a un centro con una función que no tiene alternativa en estos momentos en la ciudad.

Blasco, quien ha recordado que el concierto público-privado ha hecho que la sanidad goce de unas altas prestaciones en España, ha recordado que se trata de una institución con décadas de trayectoria a sus espaldas, que a día de hoy garantiza la cobertura de media y larga estancia, así como los cuidados paliativos y determinados servicios y cirugías.

En este sentido, ha recordado que el Grupo Municipal Popular se quedó solo en el Pleno de octubre pidiendo certezas para la sanidad de la provincia, convirtiéndose quienes decidieron mirar para otro lado en corresponsables de esta situación.

La popular ha mostrado su preocupación por el hecho de que la decisión se adopte a escasos días de finalizar el año, retrocediendo así al mismo punto de diciembre de 2020, pese a que el escenario actual permitía vislumbrar un futuro de crecimiento del hospital.

“Burgos no puede perder ni una sola infraestructura sanitaria y menos en la peor crisis sanitaria en décadas”, ha aseverado Blasco, quien ha calificado de “injustificable” la fórmula elegida para la rescisión del convenio.

Carolina Blasco ha reprochado a la Junta de Castilla y León la incertidumbre que ha dado a todo el proceso y que ha provocado que el personal del hospital lleve meses advirtiendo de su complicado futuro y buscando alternativas en otros centros o localidades.

También ha puesto el acento en la situación en la que quedan enfermos y familiares, que no encuentran alternativas, mientras se presenta un planteamiento respecto al Hospital Divino Valles que está en el aire y que de ningún modo puede suponer la continuidad a la prestación de servicios actuales.

Ante este escenario, ha exigido al gerente regional de Salud, Manuel Mitadiel, que comparezca públicamente para dar cuantas explicaciones se consideren necesarias, sobre todo teniendo en cuenta que el anuncio del cierre se produce en un contexto de saturación sanitaria y sin ningún tipo de alternativa.

Carolina Blasco ha recordado que en León, con el mismo equipo gestor, la Orden Hospitalaria ha demostrado viable su proyecto y, tras lamentar la discriminación que ahora se hace con Burgos, ha advertido que “no se pude descapitalizar la sanidad burgalesa”.

Por ello, se ha dirigido al Gobierno autonómico, y en particular a la consejera de Sanidad, Verónica Casado, para que adopten las medidas adecuadas para que su errática decisión no afecte a los burgaleses. “Con la sanidad no se juega”, ha concluido.

publi BAD.png