Detenido el propietario de un negocio de estética usado de tapadera para la venta de droga

Se han intervenido más de 200 gramos de cocaína, 660 euros en efectivo, numerosas pastillas y una báscula de precisión.

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Burgos detuvieron la semana pasada a un varón de 53 años, como presunto autor de un delito contra la salud pública, en el transcurso de una investigación orientada a la localización y detección de esa actividad ilícita en la ciudad.

Así, policías especializados en la investigación y persecución del tráfico de drogas, iniciaron una operación para determinar la autoría de un varón que regentaba y se encontraba al frente de un negocio del ámbito de la estética.

En su establecimiento, el hombre atendía a los clientes que demandaban los servicios derivados de su profesión, pero también aprovechaba la cobertura que le brindaba ese negocio legal para recibir a otros ‘clientes’ a los que presuntamente les dispensaba sustancias estupefacientes. Esta actividad se desarrollaba a diario y las personas que entraban en el establecimiento para comprar droga, permanecían en el interior apenas los minutos necesarios para realizar la transacción.

Una vez llevadas a cabo las indagaciones oportunas y, reunidas las pruebas necesarias que constataban la dedicación del hombre al tráfico de sustancias estupefacientes, los agentes procedieron a su detención en el momento que llevaba a cabo un ‘pase’ con otro varón. Tras su identificación como policías, le fueron intervenidas 21 bolsitas de una sustancia de color blanco, al parecer cocaína, con un peso de 16,5 gramos, cuatro blíster de pastillas de distintos laboratorios y 200 euros en efectivo, fraccionados en cuatro billetes de 50.

Posteriormente, se procedió al registro del domicilio y del establecimiento propiedad del detenido, donde se intervino una tableta de lo que parecía ser cocaína con un peso de 199 gramos, una bolsa de plástico conteniendo un trozo de sustancia rocosa, al parecer cocaína, con un peso de 9,08 gramos, una báscula de precisión, otros 460 euros en efectivo y seis cajas de pastillas de distintos laboratorios, pero con el mismo principio activo, prescritas para la disfunción eréctil en torno a las cuales existe un mercado negro.

Finalizados todos los trámites y diligencias policiales, el detenido pasó a disposición de la Autoridad Judicial, quién decretó su ingreso en prisión.

publi BAD.png