El Burgos manda en el derbi castellano

En 6 minutos el Burgos metió tres goles que los violetas que ya no supieron reaccionar.

El derbi castellano quedó resuelto seis minutos fantasticos de Burgos, incapaz de reaccionar el Real Valladolid en su visita a Burgos que dejaron visto para sentencia el choque de esta cuarta jornada en LaLiga SmartBank a pesar de los intentos por recuperar en la segunda mitad, que fueron baldíos ante el buen hacer defensivo de los locales, auspiciados por el público de El Plantío. Estuvo siempre más cerca el cuarto gol de los blanquinegros que recortar distancias para los violetas.

Empezó bien el equipo de Pacheta, con tranquilidad, con balón, haciendo valer sus señas de identidad. Sin embargo los locales fueron ganando terreno, aunque sin generar más peligro que un disparo escorado de Saúl Berjón que repelió Roberto. Eso sí, el campo quedó inclinado contra el Pucela y más allá de una contra conducida por Toni que Plano no logró concretar no hubo ocasiones destacables. Todo se aceleró en el minuto 32, cuando comenzó el camino de los horrores para los visitantes. La revisión de un posible penalti derivó en la confirmación de la pena máxima que anotó Juanma en el 36', y ese gol fue un mazazo terrible que dejó noqueado a los blanquivioleta. En el 40' Valcarce, de cabeza dentro del área, remató de cabeza para el 2-0 y en el minuto 42 un balón largo prolongado permitió a Juanma disparar, de primeras, desde el borde del área para ajustar al palo y subir el tercero. Plano, desde la frontal ya en el 45' dispuso de una opción para frenar esa sangría pero el chut se fue fuera.

Tras cuatro cambios en el descanso para intentar revertir esa dinámica el Real Valladolid salió con ese orgullo de animal herido. Pero de nuevo la pelota no entró en la primera que se tuvo, a los pocos minutos de la reanudación, y el equipo se fue diluyendo con el paso del tiempo en una segunda mitad en la que no hubo apenas jugadas destacables en cuanto a bagaje ofensivo, en esa maraña planteada por el sistema de defensa burgalés que aguantó con solidez la renta.