El Mirandés cae ante el Sporting

Los goles de Babin y Pedro Díaz dieron el triunfo al Real Sporting; Simón Moreno recortó distancias en el tramo final.

Derrota del Mirandés en su visita a El Molinón - Enrique Castro "Quini" ante un Real Sporting de Gijón que fue superior, pero que tuvo que sudar hasta la última gota de esfuerzo para llevarse el botín de su feudo.

Los locales salieron decididos ante su público, sin dejar que los rojillos, hoy de blanco, pudieran cocinar sus jugadas como más gustan. Ese era el plan de Lolo Escobar en una siempre difícil plaza como es "El Templo". Tener el balón y la paciencia suficiente para poder destruir una impenetrable muralla sportinguista.

´Sin embargo, la primera gran ocasión llegaría del bando jabato con un testarazo de Meseguer que se marchaba fuera por poco. Un pequeño susto que se convertiría minutos después en amenaza. Porque los de Gallego comenzarían allegar con peligro a la portería de Lizoain, quien de momento desbarataba todas esas acciones de remate.

Así hasta que en el minuto 32, Babin se encontraba un balón que no terminaba de despejar la defensa rojilla para empalar y hacer el primero de la tarde. Gol que subiría al marcador con suspense, tras revisión del V.A.R., por escasos milímetros. Y así al descanso.

En la reanudación movería ficha Lolo Escobar con la entrada de Roger Brugué Y rementería, con el propósito de cambiar esa inercia de los primeros 45 minutos y ganar presencia en área local.

El efecto no fue suficiente y los rojillos tuvieron que seguir combatiendo las intentos de un Real Sporting que buscaba la manera de cerrar el partido.

La tuvieron los asturianos en varias llegadas de peligro que no terminaban de materializar. Hasta que Pedro Díaz recibiendo en la frontal armaba la pierna y fusilaba la portería de Lizoain para hacer el segundo. El golpe era importante, pero nunca definitivo.

El Mirandés sabe bien de esas lindes y los rojillos siguieron a lo suyo sin renunciar a nada. Y en una de esas acciones de corazón, Meseguer peinaba al saque de una falta y Simón remachaba para meter al equipo de nuevo en el partido.

No se produjo la igualada y el Mirandés se despidió finalmente sin premio de su visita a El Molinón.