El Mirandés cierra la primera vuelta con más sombras que luces

El Mirandés cayó derrotado en Cartagena en el último partido del año, y cierra la primera vuelta con 23 puntos en el casillero.

Duro castigo en el Cartagonova para un Mirandés que entró bien al partido, pero que tras el primer gol local no supo nadar contracorriente ante un mordaz Cartagena.

Los rojillos despidieron el 2021 con una dura derrota, que empezó a construirse a los 23 minutos de juego con un gol de Rubén Castro, que se convertiría en la mayor amenaza y azote en adelante para los de Lolo Escobar.

Hasta ese primer gol de la tarde, el cuadro jabato era quien quería mandar sobre el verde. Los rojillos asumían el balón y ocupaban siempre campo contrario en busca del primero. Riquelme tuvo la más clara en un disparo que se perdía por poco sobre la portería de Marc Martínez.

Tras el gol de Rubén Castro la película cambiaría totalmente. Porque el Cartagena se sentía mucho más cómodo con esa ventaja en el marcador y ahora era el Mirandés quien, pese a haber comenzado bien el choque, debía asumir más riesgos en el Cartagonova.

La sobriedad defensiva del cuadro cartagenero propiciaría uno de los contraataques que darían lugar al segundo gol del partido. Era tras una gran acción del propio Rubén Castro, que esta vez dejaba la responsabilidad del gol a su compañero Cayarga en una gran acción por derecha que el propio Cayarga empujaba finalmente a la red. Era el 2 a 0.

Apretaron más los visitantes antes de encarrillar vestuarios, tratando de hacer más corta la diferencia y disputar con más opciones de puntuar la segunda mitad. Sin embargo el gol no llegó antes del pitido del descanso.

Movió ficha tras el descanso Lolo Escobar con hasta tres cambios. Entraban Hassan, Marqués y Iago López para tratar de apurar las opciones de sumar algo lejos de casa. Y el resultado no fue del todo satisfactorio para el técnico extremeño.

El Mirandés no encontraba la manera de inquietar a Marc Martínez, escoldado por un zaga que se mostraba muy sólida en todo momento.

Y en el querer y no poder quien apareció de nuevo fue Rubén Castro, que se invcentó un duro disparo desde el balcón del área para hacer el tercero y completar una tarde inconmensurable para él y muy severa para los rojillos.

El empuje final pudo encontrar su premio en un claro remate de Camello que se topaba con Marc Martínez, pero no se movería ya el marcador.

El Mirandés despidió el año con derrota en Cartagena y suma 23 puntos en la tabla, fuera del descenso, y con la mente puesta ya en el 2 de enero, fecha en la que recibirán en Anduva al Real Zaragoza.



publi BAD.png