El Mirandés no consigue sumar ante el Huesca

El Mirandés no pudo igualar un partido en el que mereció sumar, ante un Huesca que se mostró muy sólida en Anduva.

No llegó el gol. Y sin gol el Mirandés se quedó sin sumar esta vez en Anduva ante una Huesca que en una acción aislada encontró su premio con el gol de Marc Mateu.

Los rojillos no lograron esta vez hacer lo que mejor saben: marcar. Si frenaron sin embargo las ofensivas visitantes, que apenas incomodaron el arco de Raúl Lizoain, pero que aprovecharon una de las pocas para llevarse los tres puntos del feudo rojillo.

El Mirandés planteó un partido serio, con el equipo junto y solidario evitando cualquier situación de peligro, y aprovechando sus armas por ambos costados con las apariciones de Riquelme y Brugué. Los más incisivos en esos primeros 45 minutos.

La reanudación siguió la misma tónica. Los rojillos querían el balón y se sentían protagonistas con el empuje de Anduva. No se producían grandes ocasiones, pero el balón aparecía más por el área de Andrés Fernández.

Sin embargo el gol llegaría donde no debía. Una jugada por la izquierda, tras saque de banda, encontraba situación de pase y Marc Mateu remataba en el primer plano adelantándose a su par. Era el 0 a 1 en el minuto 67. Quedaba tiempo.

Lolo Escobar movía ficha desde el banquillo. Íñigo Vicente, Hassan y Gelabert dentro. Había que buscar otra cosa y otra cosa pasó. Porque el equipo se adueñó del balón y buscó la manera de hacer el empate, que casi llega en un centro-remate de Gelabert que se estrellaba contra el palo.

Hassan encaraba una y otra vez por un lado, e Imanol, ahora con el carril despejado, lo hacía por el otro, pero la Huesca se defendía con solidez. Ni una concesión. Ni una oportunidad de hacer una igualada que merecían los rojillos, pero que no llegó.