El Mirandés vuelve a la senda de la victoria

Importante victoria del Mirandés en casa ante un rival directo, la Real Sociedad B, con los goles de Camello y Brugué en la segunda parte.

Era una cita importante, y Anduva lo hizo notar en la última del año. De nuevo, equipo y afición unieron fuerzas para llevarse tres importantes puntos en casa ante un rival directo, la Real Sociedad B, que permiten coger aire ante de cerrar la primera vuelta.

Llegó, por fin llegó el triunfo que tanto buscaban y merecían los rojillos. Llegó y lo hizo en un partido de máxima igualdad en la que el balón fue el gran tesoro, codiciado por dos conjuntos querían sentirse cómodos desde la posesión de la pelota.

El tira y afloja planteó una dura contienda en la que no valía el empate. Había que sumar de tres y a esas se encomendaron ambos conjuntos. Avisaba primero Lobete de cabeza; respondía minutos después Camello.

Una tras otra, sin excesiva claridad, pero con la amenaza permanente en ambas áreas. El primer gol podía ser decisivo. Y cerca estuvo de conseguirlo Álex López en un balón que se quedaba muerto en la frontal. La más clara.

Tras la reanudación, el partido ganó en cautela. Mucho que ganar, pero el miedo a perder impedía también asumir demasiados riesgos. De hecho, fue precisamente en uno de esas peligrosas acciones cuando llegaría el gol rojillo. Robo, balón al espacio y el remate de Brugué, que entraba llorando, lo remachaba en plancha Camello para confirmar. Era el 1 a 0 en el minuto 68.

El gol era una explosión de júbilo en Anduva. Lo quería, lo necesitaba, lo reclamaba la afición rojilla. Pero quedaba mucho, había que cerrar la victoria con, todavía, 30 minutos por delante.

La Real Sociedad B daba un paso adelante. Y el juego empezó a trasladarse a la zona de Raúl Lizoain. Defendió bien la zaga rojilla el empuje donostiarra y con el conjunto visitante volcado, Brugué sentenciaría en un contraataque que resolvía a la perfección para cerrar la última victoria del año en Anduva.

publi BAD.png