El papa Francisco recibe al arzobispo de Burgos

Mario Iceta participa en su primera visita ad limina como arzobispo de Burgos junto a otros 23 obispos españoles de las provincias eclesiásticas de Santiago, Oviedo, Burgos, Pamplona-Tudela y Zaragoza.

© Vatican Media

El papa Francisco ha recibido en audiencia al arzobispo de Burgos, Mario Iceta, quien ha acudido a Roma junto a otros 23 obispos españoles en cumplimiento de la «Visita ad Limina Apostolorum». El encuentro con el Santo Padre es una norma para presentar varios informes sobre el estado actual de las diócesis españolas a los distintos organismos de la Curia Romana.

El encuentro ha sido «cordial» y en él se han abordado cuestiones «habituales de la pastoral», como los laicos, el sínodo, los sacerdotes y religiosos o la evangelización. Según Iceta, el papa Francisco ha sido «muy simpático» y ha dado «absoluta libertad» a los obispos a expresar «como hermanos» sus pareceres en las cuestiones tratadas, generando «un clima muy fraterno».

VIII Centenario

Iceta ha entregado al Santo Padre una memoria de las actividades realizadas en la ciudad y la provincia con motivo del VIII Centenario de la Catedral –sobre el que «ya estaba muy informado y ha apreciado mucho».

La «Visita ad Limina» es un requisito que deben cumplir todos los obispos del mundo, quienes deben acudir a Roma a presentar al Santo Padre un informe sobre el estado actual de sus respectivas diócesis. La pandemia obligó al papa Francisco a suspender estas visitas, retomadas de nuevo el pasado mes de septiembre.

Recordemos que pese a todos los intentos para que el Papa Francisco participará en los actos del Octavo Centenario de la Catedral de Burgos, finalmente no se consiguió.

En mayo de 2018 el vicepresidente de la fundación, Antonio Miguel Méndez Pozo informó que se había invitado al Papa Francisco a los actos conmemorativos previstos para 2021.

En diciembre de 2019, Burgos Noticias publicaba que la visita del Papa a Burgos estaba cada vez más cerca, en palabras del ex arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, sin embargo, además de la pandemia, algo ocurrió para que todo se torciera.

Declaraciones en sede judicial, en la Nunciatura, actitudes y comportamientos poco ejemplares en la iglesia católica de las que el Papa estaba bien informado seguro que no fueron positivas para que la visita se produjera.

publi BAD.png