Extrema derecha y antivacunas, la alianza que amenaza a Occidente

La situación pandémica por la que atraviesa Austria decretando un nuevo confinamiento, ha puesto de manifiesto la victoria del discurso de la extrema derecha junto con sus nuevos aliados, los antivacunas.

La ola de coronavirus que sufre Europa está desbocada en países como Austria y ha obligado a su gobierno a tomar medidas drásticas. La decisión, aplicar un confinamiento total de 20 días a toda la población. Además, tiene previsto aplicar una ley que obligue a sus ciudadanos a vacunarse a partir de febrero. A estas alturas de la partida, ¿son eficaces estas medidas o agravará la situación? Los vacunados muy enfadados por las medidas que consideran que solo deberían afectar a los no vacunados, la extrema y antivacunas con más motivos para continuar con sus postulados.

Austria tiene una tasa de vacunación del 66%, una de las más bajas de Europa.

Su presidente ha culpado a la extrema derecha de llamar a la población a no vacunarse y a protestar contra las medidas del ejecutivo. Entre otras cosas el líder de la ultraderecha (tercer grupo en el Parlamento), ha clamado que el Gobierno lleva a Austria a “una dictadura”, ¿Les suena de algo?

En países como Alemania la situación no es mucho mejor y la Canciller Angela Merkel también se plantea tomar medidas mucho más drásticas contra los no vacunados. En la pequeña ciudad de Bautzen en Alemania, es la circunscripción en la que la extrema derecha obtuvo más votos en las últimas elecciones, ahora es una de las ciudades con menor porcentaje de vacunación.

En la última movilización negacionista en Holanda se registraron graves disturbios, llegando a producirse disparos con fuego real por parte de la policía en la ciudad de Róterdam.

En Italia las movilizaciones de la alianza de extrema derecha y antivacunas han sido mucho más violentas, llegando a atacar a instituciones y sindicatos.

La previsión en algunos países no puede ser peor, la situación pandémica causada por una baja vacunación les obliga a tomar medidas drásticas, que a su vez utiliza la extrema derecha para justificar sus conspiraciones y empujar a la población captada a una mayor desobediencia.

Lo que resulta increíble es ver cómo desde aquí se ha sido muy crítico con la gestión de la pandemia por parte del gobierno y veían en las medidas políticas de Centroeuropa como un ejemplo que España debía seguir, ahora toda Europa mira a España con envidia, interesándose por todos los detalles en el proceso de vacunación de nuestro país y la nula influencia que extrema derecha y antivacunas han tenido en este proceso.


La extrema derecha tiene una hoja de ruta clara que se repite en cada uno de los países punto por punto y que va a poner en jaque a las sociedades occidentales, generar la mayor confrontación posible aprovechando la situación de pandemia y el mayor aliado que han encontrado son los negacionistas y antivacunas, adoptando sin ningún rubor sus postulados más locos e inverosímiles.

Aviso a navegantes, los que les hacen el juego a unos y otros, los que creen controlarlos como a un perro con correa, tarde o temprano se verán sobrepasados. Quizás pronto puedan ver algún ejemplo en un país de Europa y aunque les parezca lejano o una frivolidad, sin duda, es la mayor amenaza a la que se enfrenta occidente.