Fresnedo sin agua potable, cuatro años de abandono de la Junta

Los vecinos de la localidad burgalesa de Fresnedo llevan 4 años sin agua potable y exigen a la Junta de Castilla y León una solución definitiva.

Fresnedo es una pequeña localidad del norte de la provincia de Burgos sin acceso a agua potable desde hace 4 años. En 2017, un estudio del agua reveló que esta contenía niveles desaconsejables de arsénico, selenio, sulfatos y fluoruros. Desde entonces, el pueblo se ha estado abasteciendo con botellas.

La Asociación Vecinal AguaZero recuerda que el agua potable es un derecho básico, sin importar si en el pueblo hay 30 personas, como en Fresnedo, o millones, como las grandes ciudades del país. Burgos está a una hora y cuarto en coche y Bilbao a una hora de distancia de una pedanía que todavía, llegando ya al primer cuarto del siglo XXI, no tiene suministro de agua potable.

Fresnedo depende del ayuntamiento de Villarcayo de Merindad de Castilla la Vieja , donde se han dirigido para reclamar su derecho fundamental. Sin embargo, las respuestas y soluciones no han sido más que temporales. A la hora de hacer esta denuncia, el agua potable se entrega en botellas de plástico de litro y medio. La última promesa, que un camión cisterna llenaría el depósito del pueblo con agua potable, cortar el suministro actual de entrada del agua no apta para su consumo, tampoco se ha cumplido hasta la fecha. La solución de canalizar el agua del río Trema, a 2 escasos kilómetros de Fresnedo, y hacerla apta para consumo con la instalación de una potabilizadora sería la mejor solución. Su alto costo y que ‘solo’ beneficiaría a unos pocos habitantes, parecen frenar el proyecto.