Hereda San Pablo cae en Lituania

Las pérdidas en un mal segundo cuarto condenaron al Hereda San Pablo Burgos a encajar una derrota ante Rytas Vilnius.

El Hereda San Pablo Burgos no fue capaz de completar una buena actuación en su visita a Rytas Vilnius. Los de Žan Tabak tuvieron muchos problemas para desarrollar su juego y las pérdidas, especialmente en el segundo cuarto, les condenaron a acumular una desventaja de hasta 22 puntos. Un excelente Tyrus McGee tiró del carro en el último periodo del partido, aunque fue demasiado tarde para tratar de alcanzar la remontada. El actual campeón de la BCL encajó su primera derrota del curso europeo.

Los equipos se tanteaban en los compases iniciales del partido y aunque era el equipo local el que intentaba llevar la manija del juego, el electrónico se mantenía equilibrado gracias a un triple de Vítor Benite (8-8). Rytas Vilnius convertía en este punto un parcial de 7-0 (15-8), pero los castellanos volvían a ajustar el duelo con Dejan Kravic y Alex Renfroe (17-12). Ampliaban desde el exterior su renta máxima a los ocho puntos los lituanos (20-12), que alcanzaban el final del primer cuarto todavía con ventaja (22-17).

No se encontraban a gusto sobre la pista los castellanos, que veían cómo el cuadro de Vilna agrandaba su renta con un dominador Speedy Smith (31-22). La línea exterior de los locales funcionaba a la perfección, mientras que el Hereda San Pablo Burgos tenía muchas dificultades para desenvolverse en la cancha y perdía demasiados balones (40-26). Los de Giedrius Žibėnas se apoyaban ahora en la gran actuación de Margiris Normantas para disparar su renta (45-28). Tras un mal segundo cuarto en Lituania, el Hereda San Pablo Burgos se marchaba con 19 puntos de desventaja al descanso (49-30).

La aportación de Ivan Buva asentaba los cimientos para que Rytas Vilnius se mantuviera con una cómoda diferencia de 20 puntos tras la reanudación del choque (59-39). Intentaban reaccionar los de Tabak por medio de Suleiman Braimoh y de Tyrus McGee (64-49), pero las diferencias se antojaban aún muy importantes en el camino hacia una posible remontada. El tercer cuarto se sellaba con un triple de Xavi Rabaseda (66-52).

El acierto exterior de los locales iba sentenciando el triunfo a su favor jugada a jugada (75-55), mientras los visitantes se encomendaban a un excelso Tyrus McGee, que también desde el exterior se mostraba como el faro que guiaba la anotación burgalesa (80-65). No marraban en sus acciones ofensivas los de Žibėnas, que cerraron una victoria en su cancha (87-69).

El equipo burgalés disputará su próximo partido de Basketball Champions League ante EWE Baskets Oldenburg, el martes 2 de noviembre, desde las 20:30 horas, en el Coliseum.