Juarros contra los macroparques eólicos

Vecinos, Ayuntamientos y movimientos sociales de la comarca Juarros, en pie de guerra contra los macro proyectos de parques eólicos del Estado o la Comunidad Autónoma sin contar con la opinión de sus habitantes.

Esta es una práctica habitual entre las empresas que invierten en los macroparques eólicos. Éstas empresas del sector energético promueven los Macromolinos eólicos como una de las alternativas ante el contexto actual del sistema energético (cambio climático, necesidad de transición ecológica...), a pesar de que muchos expertos en medio ambiente y desarrollo rural cuestionan esta alternativa por sus efectos perjudiciales.

Los vecinos denuncian la falta de respeto a la gobernanza local. Empresas alejadas del territorio planifican proyectos en terrenos públicos o privados ajenos, sin haberse comunicado previamente con las instituciones y personas afectadas.

Amenaza a la fauna y la flora. En una zona de Alta Sensibilidad Ambiental, e incluso en otras zonas, la instalación de estos macromolinos tiene efectos perjudiciales en la salud de los ecosistemas, con lo que ello afecta a los usos que hace la población local: caza, micología, agricultura, apicultura etc.

Estos macromolinos (que miden más de 200 metros de altura - 2,5 veces la catedral de Burgos) producen una gran contaminación acústica, lumínica, visual e incluso ambiental directa, afectando directamente a la calidad de uso de nuestros montes.

Esta forma de entender la producción de energía produce desigualdades sociales y externaliza el impacto negativo hacia las zonas con menos población, es decir, el medio rural se degrada para que las ciudades puedan seguir consumiendo más energía.

En la provincia de Burgos se han instalado ya 2000MWt sobrepasando los límites marcados por La Declaración Eólica, de 700MWt.