La AP1 tendrá un tercer carril y más salidas para evitar sus constantes colapsos

Mitma aprueba el anteproyecto de adecuación y mejora de la autopista AP-1 entre Burgos y Armiñón, con un presupuesto estimado de las actuaciones asciende a los 287 millones de euros.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha aprobado el anteproyecto de “Adecuación y mejora de la autopista AP-1. Burgos – Armiñón”, en las provincias de Burgos y Álava. El presupuesto estimado de las actuaciones asciende a los 287 millones de euros.

Los trabajos previstos tienen por objeto ampliar la capacidad de la autopista mediante la adición de un tercer carril. Además, contempla actuaciones complementarias en los enlaces de Rubena, Briviesca, Pancorbo, Miranda de Ebro, intercambiador AP-68, Armiñón y semienlace de Ameyugo. También incluye la ampliación de los aparcamientos de dos áreas de servicio (Briviesca y Desfiladero) y la ejecución de dos nuevos aparcamientos de emergencia (Quintanapalla y Miranda de Ebro).

El anteproyecto aprobado, junto con el anteproyecto también ya aprobado de mejora de accesibilidad de la AP-1 Burgos-Miranda de Ebro, prevé la construcción de dos nuevos enlaces, en Monasterio de Rodilla y Zuñeda, que permitirán mejorar la funcionalidad y accesibilidad de la autopista AP-1, que actualmente ya se ha consolidado como el principal itinerario entre Burgos y el País Vasco, quedando la N-1 con una función de distribución de tráficos locales, que, no obstante, servirá, entre otras cuestiones, para absorber el tráfico que expulse la autopista durante las horas del año en que la demanda de tráfico sea más elevada.

El anteproyecto contempla la mejora del enlace de Armiñón, actuación incluida dentro del convenio suscrito entre Mitma y la Diputación Foral de Araba a principios de año, por el cual, Mitma asume la financiación de las obras, en total 16 millones de euros y a la Diputación Foral de Araba le corresponde el desarrollo de las mismas.


publi BAD.png