La Catedral cumple 800 años

El 20 de julio de 1221 se puso la primera piedra de la catedral de Burgos, la primera catedral gótica de la Península Ibérica.

La ceremonia fue presidida por el obispo de la ciudad, don Mauricio, y contó con la asistencia de los reyes de Castilla y la corte. El rey Fernando III y el obispo coincidieron en levantar una catedral según el nuevo estilo que se extendía ya por Europa, el gótico.

Se dio inicio así a la construcción de una nueva catedral sobre la antigua románica, cuyas obras contaron con el apoyo de la Corona, lo que facilitó que se progresase con rapidez. En 1250 se había completado ya la planta del edificio y diez años más tarde todo él estaba bajo techo, por lo que se procedió a su consagración.

Las obras de finalización y decoración, sin embargo, se demorarían durante siglos. Entre los arquitectos que participaron en su construcción se encuentra el maestro Enrique, que también trabajó en otras grandes catedrales góticas españolas.

El templo, es el gran exponente del gótico español, es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1984, además de lugar de enterramiento de de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid, y de su esposa doña Jimena, que se llevo a cabo hace justo un siglo, en el VII centenario de la Catedral.