La Guardia Civil investiga a un furtivo en la comarca del Arlanza

Ha sido intervenida una carabina de aire precomprimido que portaba desmontada por piezas en una mochila.

La Guardia Civil ha investigado a D.A.G. (33) como presunto autor de un delito relativo a la Protección de la Fauna y Flora, por abatir ilegalmente, de manera furtiva, dos liebres (Lepus granatensis) y una perdiz roja (Alectoris rufa).

Los hechos se remontan al pasado mes de octubre cuando en un dispositivo policial de identificación de personas y vehículos, desplegado en la carretera BU-900 en la comarca del Arlanza, una patrulla paraba un vehículo, identificaba a sus dos ocupantes y, ante el inusual nerviosismo que mostraban, registraban sus pertenencias y el interior del todo terreno.

En los asientos posteriores percibieron una mochila propiedad del conductor que contenía una carabina de aire precomprimido o pcp (de las siglas en inglés “Pre-Charge Pneumatic”) del calibre 7’62 mm; llevaba acoplado un visor y también se localizaron 3 cargadores vacíos. Llamó la atención de los guardias civiles que el arma estaba desmontada por piezas.

En el maletero descubrieron, entre otros enseres de caza y asimilados, dos armas blancas por lo que llevaron a cabo un registro más a fondo, que permitió recuperar escamoteados -en dos gavetas laterales del habitáculo- los cuerpos sin vida de dos liebres (Lepus granatensis) y una perdiz roja (Alectoris rufa), envueltos unitariamente en bolsas de basura para su transporte, sin poder aportar una respuesta lógica en relación a su origen y lícita tenencia.

El arma fue intervenida entonces, bajo sospecha de que pudiera estar relacionada con algún tipo de infracción o ilícito penal en materia cinegética, en tanto que a los identificados se les permitió continuar viaje.

La inspección visual de los ejemplares, que fueron aprehendidos, descartó en primera instancia la muerte por atropello, pero sí se encontraron evidencias de que podrían haber sido abatidos ilegalmente, por impacto de un único disparo, por lo que fueron entregados en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) de Burgos para su estudio.

El informe emitido por dicho centro, como resultado de la necropsia practicada a los especímenes, confirma las sospechas iniciales, ya que descarta el atropello y acredita la muerte por disparo y la compatibilidad con el calibre del arma intervenida.

En dependencias oficiales, D.A.G. ha sido investigado como presunto autor de un delito relativo a la caza instruyéndose diligencias que han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Lerma. No es la primera vez que se le vincula con hechos similares en relación a acciones de furtivismo.

publi BAD.png