La guerra en Podemos Burgos deja el partido al borde de la ruptura

Margarita Arroyo rompe la disciplina de voto de Podemos y vota junto al PSOE y Cs expulsar a la consejera de Podemos. La formación morada convoca una reunión de urgencia de su dirección para estudiar las consecuencias políticas y disciplinarias.

Podemos aprobó el pasado miércoles por mayoría en su Consejo de Coordinación, máximo órgano de la dirección local, que los concejales de Podemos debían votar en contra del cese de Ana González Apéstigue, ordenado unilateralmente por la concejala Margarita Arroyo. Sin embargo, Arroyo ha desobedecido la instrucción del partido y junto al PSOE y Ciudadanos ha votado expulsar a la representante de Podemos de Aguas para colocar a una persona ajena al partido. Israel Hernando, el otro concejal de Podemos, sí que ha cumplido con lo marcado por el partido. Le parece «gravísimo» que una concejala de Podemos pueda separarse de su grupo y de Podemos para junto al PSOE y Ciudadanos expulsar a una compañera de la formación morada.

«Podemos no va a consentir que una concejala pueda desoír las instrucciones de lo colectivo y democrático y rompa con la disciplina de voto de su partido»; explica la dirección local de la formación morada. Manifiestan que, con la rotura de la disciplina de voto por parte de Margarita Arroyo, esta no sólo ha faltado el respeto al consejo de coordinación local sino a todos los militantes de la formación morada que democráticamente participaron en su elección, así como en la elaboración del Documento Organizativo y del Código Ético de Podemos.

En cuanto la dirección local ha tenido conocimiento de que Margarita Arroyo ha cometido indisciplina pública en relación con las legítimas decisiones de los órganos competentes de Podemos, así como de su desobediencia a las instrucciones o directrices de los órganos de gobierno y representación del partido, ha convocado una reunión de urgencia. En esta reunión de urgencia la dirección de Podemos estudiará las consecuencias políticas y disciplinarias provocadas por la rotura de la disciplina de voto de Podemos por Margarita Arroyo. En consecuencia, además Podemos no reconocerá el nombramiento de Luis Oviedo como consejero vecino, ni le autoriza a hablar en nombre de Podemos o de su grupo municipal.