La mala fortuna deja sin nada al Mirandés

Un penalti parado por los locales pudo ser la clave para un Mirandés que dio la cara en el Gran Canaria.

Le costó empezar a un CD Mirandés que no se aclimataba al Estadio Gran Canaria. Posesión para los amarillos que avisaban con protagonismo absoluto de Jonathan Viera en ataque. Avisó, en el minuto 13, con un disparo al travesaño desde el libre directo escorado a la izquierda

No hubo aviso apenas cinco minutos después. El propio Viera, desde la frontal y tras una buena jugada combinativa desde la banda, zapatazo con destino la escuadra, imposible para Raúl Lizoain.

No frenaba la UD Las Palmas, que se encontraba esta vez con su ex, el meta canario del equipo jabato, para tapar un mano a mano con su amigo y ex compañero Viera, al que le privaba del doblete.

Era la reacción que necesitaba un CD Mirandés algo dubitativo hasta entonces. Y fue hasta entonces porque Riquelme hizo despertar a los suyos provocando un penalti en el minuto 32. Camello, desde los once metros, fallaba en la batalla con Vallés que repelía y privaba del empate a los jabatos.

A pesar del mazazo, llegaron los mejores minutos rojillos. Con la posesión y acercamientos a área contraria. Riquelme disparó en el 41, desviado por el poste derecho de Vallés. Y Brugué estuvo aún más cerca de hacer ese empate que tanto se resistía en un mano a mano que intentó colar por debajo de las piernas del meta. Sin fortuna.

Empezó la segunda mitad con mayor valentía por parte del CD Mirandés. Bloque alto en la presión muy efectivo para robar y, a partir de la posesión, generar peligro.

Las Palmas, sin posesión ni protagonismo, eso sí, seguía percutiendo y amenazando a base de verticalidad y la calidad de sus atacantes. Jesé necesitó poco para revolverse en el área y disparar para obligar la estirada y parada a mano cambiada de Lizoain.

Se recomponía el CD Mirandés que se encomendaba a los disparos lejanos. Camello y Riquelme probaron sin suerte. El 24 quería resarcirse del penalti y a la contra estuvo a punto de batir a Vallés a 15 minutos de la conclusión. ¡Contra la defensa de nuevo!

Los minutos finales fueron constantes pérdidas de tiempo sin apenas jugar. Muchas faltas e interrumpciones que daban pocas opciones a los jabatos para intentar por última vez la igualada. No llegó en un partido en el que los rojillos dieron la cara ante un equipo que se juega el playoff en este final de temporada.

publi BAD.png