La UBU instala diez nuevos desfibriladores

El desfibrilador externo automático, es un aparato que diagnostica y trata ciertas arritmias y paradas cardíacas, pudiendo así evitar la muerte del paciente.

La Universidad de Burgos cuenta con diez nuevos desfibriladores externos semiautomáticos (DESA) instalados en todos sus Centros (Ciencias, Ciencias de la Salud, Humanidades y Comunicación, Educación, Ciencias Económicas y Empresariales, ambos campus de la Escuela Politécnica Superior y Derecho), así como en el edificio de Administración y Servicios, Biblioteca y la Residencia Universitaria Camino de Santiago. De esta manera, estos centros se unen al Polideportivo Universitario como espacios cardioprotegidos.

Cada año se producen en España más de 24.000 paradas cardiorrespiratorias con una tasa de supervivencia del cinco por ciento cuando esta se produce fuera del ámbito hospitalario, lo que ocurre aproximadamente en el 70 por ciento de los casos.

El tiempo de asistencia es clave para la recuperación de una parada cardiorrespiratoria, siendo la desfibrilación la única intervención eficaz ante un paro cardiaco. Se estima que una asistencia rápida favorece las posibilidades de supervivencia en tres de cada cuatro casos, y que estas se reducen en un diez por ciento por cada minuto que pasa. Con la instalación de estos nuevos DESA, la UBU se asegura la posibilidad de atender un caso de parada cardiorrespiratoria dentro de sus instalaciones antes de los primeros cinco minutos.

Los aparatos instalados se encuentran ubicados en los vestíbulos de los Centros y están debidamente señalizados. Además, disponen de un sistema de guía de uso por voz para favorecer su utilización por parte de personal no sanitario.

De esta manera, la UBU cumple con la competencia, como organismo público, de velar por la prevención y protección integral de la salud recogidos en el artículo 43 de la Constitución Española y el artículo 13.2 del Estatuto de Autonomía de Castilla y León.

publi BAD.png