Llega la floración a Poza de la Sal

Los almendros en flor tiñen la villa salinera de blanco, que ha preparado una agenda de actividades para la ocasión.

Poza de la Sal vuelve a vestirse de blanco con motivo de la floración de los cientos de almendros que rodean la localidad. Se trata de un espectáculo efímero que nos brinda la naturaleza y anticipa la llegada de la primavera, lo que supone un gran atractivo para acercarse durante estos días a Poza.

Desde el consistorio local y la Oficina de Turismo son conscientes del atractivo que tiene este fenómeno y por eso desde el año pasado se implican en darlo a conocer. Esta iniciativa arrancó con el diseño de un recorrido de 4 kilómetros apto para todo tipo de públicos, que a través del enlace a un código QR permitía recorrer las zonas con mayor concentración de almendros en el entorno del pueblo. La acogida fue mayor de la esperada, hasta el punto de registrar cifras de visitantes equiparables a las de algunos días de verano. Por ello, y con la intención de seguir promocionando la floración para convertirla en un evento de referencia dentro del calendario, esta edición viene con novedades.

En primer lugar, se ha diseñado una señalética integrada que permite seguir todo el recorrido sin la necesidad de servirse de dispositivos digitales, que acompaña a las personas visitantes en el recorrido y que, al igual que la flor del almendro, desaparece una vez terminada la floración. Su diseño ha sido realizado por Afán Gráfico, una joven pareja que se ha instalado en el cercano Valle de las Caderechas. Además, se han programado visitas interpretadas los dos próximos domingos y durante la mañana del día 27 se contará con una amenización musical a cargo de DJ Almendro Soul Flower en un entorno único como el de los lavaderos, ofreciendo el broche a un paseo que despierta los sentidos. Por último, en la oficina de turismo se venden postales y láminas ilustradas realizadas por el artista local Manuel Gil, inspiradas en este momento tan señalado del año en el paisaje de Poza.

Los primeros almendros brotaron la semana pasada, si bien se espera que lleguen a su máximo

esplendor entre este fin de semana y el siguiente. A partir de entonces, y en función de la meteorología, los árboles se mantendrán en flor de dos a tres semanas.

Esta iniciativa de promoción ha sido presentada al Grupo de Acción Local Adeco Bureba con objeto de solicitar ayuda financiera para un proyecto que supone el aprovechamiento de recursos endógenos del municipio, acciones que priorizan recursos turísticos existentes, y que atraen a un turismo experiencial, de contacto con la naturaleza y desestacionalizado.

Por qué hay almendros en Poza

La presencia de almendros en Poza de la Sal data de varias generaciones atrás. Habitualmente se plantaban en las lindes de caminos y tierras de cultivo, complementándose con el cultivo principal, habitualmente viñedo. Además, el hecho de que la maduración de la almendra tenga lugar en otoño, posibilitaba su recolecta al acabar la temporada de producción de sal, que tenía lugar en los meses estivales. Lo habitual es que se acercaran compradores desde La Rioja hasta Poza en busca de este producto, cuya transformación tenía lugar en aquellas tierras. Con el éxodo rural y el abandono de la agricultura, el cultivo de la almendra en Poza fue experimentado un paulatino retroceso, lo que se ha traducido en que el número de almendros en abandono sea cada vez mayor. Por ello, otro de los objetivos que se procuran a través de esta iniciativa es el volver a poner en valor el cultivo del almendro entre la población local.

Una idílica estampa que nos invita a reflexionar

La floración de los almendros simboliza en Poza de la Sal no solo la llegada de la primavera, sino el inicio de la programación medioambiental que se dedica a la figura de Félix Rodríguez de la Fuente.

De alguna forma, este despertar de la flor del almendro supone una llamada de atención, desde lo bello y lo efímero, a aspectos tales como el calentamiento global y sus consecuencias. Todo el mes de marzo el calendario pozano estará repleto de actividades medioambientales que arrancarán, precisamente, con una plantación de almendros el 5 de marzo.

publi BAD.png