Los policías implicados en una polémica detención en Miranda han sido sobreseídos

El video que se hizo viral en pocas horas tuvo relevancia nacional.

La jueza no aprecia «extralimitación» en la actuación de los policías locales de Miranda de Ebro.

Uno de los policías llegó a colocar su rodilla sobre el cuello del menor, por lo que se comparó la actuación al caso del estadounidense George Floyd.

Aún es posible un recurso, el fallo judicial, se basa sobre todo en los informes médicos, en los cuales «no se objetiva lesión alguna». Por otro lado, de las diligencias de instrucción «se deduce que los agentes se limitaron a ejercer las funciones inherentes a su cargo sin que resulte acreditado que se haya producido una extralimitación en el ejercicio del mismo».

A pesar de la espectacularidad de la operación, los policías defendieron siempre que se había utilizado la «mínima fuerza indispensable», teniendo en cuenta que el joven no dejaba de dar patadas y revolverse.

También el ayuntamiento de la localidad y los sindicatos salieron a defender a los policías locales, calificando la actuación de «llamativa pero proporcional». En su opinión los vídeos están descontextualizados ya que en todas las imágenes que se difundieron se apreciaba solo el momento de la detención pero nunca los minutos previos.