Mientras España se asoma al abismo en Annual, el Rey entierra los restos del Cid en Burgos

21 de julio de 1921, los reyes Alfonso XIII y doña Victoria asisten en Burgos a la ceremonia que traslada los restos del Cid y doña Jimena con motivo del VII Centenario de la Catedral de Burgos.

Archivo Municipal de Burgos

En Burgos recordamos estas fechas porque se celebró el VII Centenario de la Catedral de Burgos en el que la ciudad lo celebró con numerosos actos y fiestas. Sin embargo, esos días España se asomaba al abismo con el desastre de Annual que ante el malestar social, político y militar propició la dictadura de Miguel Primo de Rivera desde 1923 a 1930, después vino la Segunda República, y la dictadura fascista de Franco.

Probablemente la caída de la política colonial era inevitable, pero la humillación que España sufrió en la Guerra del Rif provocó el desmoronamiento progresivo de la monarquía española.

VII Centenario de la Catedral de Burgos

En 1921 y con motivo del séptimo centenario de la catedral, el Ayuntamiento decidió que los restos fuesen trasladados a un lugar acorde con la fama e importancia del héroe castellano y se decidió que fuera en la catedral, bajo el cimborrio.

El 21 de julio de 1921, con toda solemnidad, frente a los reyes Alfonso XIII y doña Victoria, se trasladaron los huesos a la catedral.

El Ayuntamiento, hizo entrega de los restos de Rodrigo Díaz de Vivar y su esposa Jimena Díaz al cardenal arzobispo Juan Benlloch y al cabildo de la Catedral, para así proceder a su enterramiento definitivo. Los restos, que se hallaban en una urna, fueron trasladados previamente a un arca construida al efecto, siendo reconocidos por médicos titulares.

Se transportaron en una comitiva presidida por el rey y fueron recibidos por el cardenal y cabildo. Posteriormente se celebró una misa oficiada por arzobispo de Valencia y en la que predicó el obispo de Vitoria, para concluir con la sepultura del héroe burgalés.

Desastre de Annual

En esas mismas fechas no una celebración si no un desastre sacudía a España.

El desastre de Annual fue una grave derrota militar española en la guerra del Rif y una importante victoria para los rifeños comandados por Abd el-Krim. Se produjo entre el 22 de julio y el 9 de agosto de 1921, cerca de la localidad marroquí de Annual, situada entre Melilla y la bahía de Alhucemas.

La batalla ocasionó la muerte de alrededor de once mil quinientos miembros del ejército español, más de la mitad ejecutados tras rendirse.

Esta derrota condujo a una redefinición de la política colonial de España en la Guerra del Rif y a una crisis política que socavó los cimientos de la monarquía liberal de Alfonso XIII. El malestar creado por el desastre de Annual y las acusaciones al rey de instigar el poco meditado y mal preparado avance que propició el desastre, fueron una de las causas del golpe de Estado y la dictadura de Miguel Primo de Rivera.

Tras esta humillante derrota para España, la guerra continuó durante seis años. En mayo de 1926 Abd-el-Krim se rindió a los franceses, y el 10 de julio de 1927 finalizaron los combates, al producirse la pacificación total del territorio, que permaneció bajo dominio español hasta la independencia de Marruecos en 1956.

El rey se entera de Annual en los toros

En el catálogo del Archivo Municipal de Burgos, podemos ver una fotografía en la que le comunican al Rey Alfonso XIII el desastre de Annual, a la salida de una corrida de toros.

Aunque la foto no está fechada, posiblemente se trate de Burgos, en las corridas de toros con motivo del VII Centenario de la Catedral de Burgos.

Los reyes estuvieron en el palco de la plaza de toros, con todas las localidades agotadas. Don Alfonso y doña Victoria respondían a los aplausos del público saludando a los presentes, ignorando lo que estaba por venir.