Peñarroya sin piedad pasa el rodillo con el San Pablo

El Hereda San Pablo Burgos firma un fatídico tercer cuarto y encaja una derrota ante Valencia Basket en la Fonteta.

El Hereda San Pablo Burgos perdió su oportunidad de obtener un resultado positivo ante Valencia Basket que pudiera despejar sus opciones de permanencia en la Liga Endesa. El equipo dirigido por Paco Olmos se vio superado en un nefasto tercer cuarto, en el que encajó un parcial de 22-9, y que se tornó clave para que los taronjas tomaran una amplia ventaja en el duelo que conservaron hasta el cierre. Con esta derrota, unida a la victoria de MoraBanc Andorra en Zaragoza, los castellanos descienden hasta el último puesto de la tabla, deberán vencer en su último compromiso ante Urbas Fuenlabrada y esperar a que el resto de resultados de la jornada le favorezcan para lograr la salvación en acb.

Inauguraba el partido Sam Van Rossom desde el triple (6-0) y, pese a que los burgaleses trataban de recuperarse por medio de Vítor Benite (11-9), la línea exterior les daba mucho rendimiento a los valencianos, que alzaban su máxima renta hasta los siete puntos (18-11). Jarell Eddie agitaba la anotación castellana para aproximar a los visitantes al final del primer cuarto (18-16).

El conjunto de Olmos completaba el parcial de 2-11 al inicio del segundo periodo, lo que le permitía ponerse con ventaja por primera vez en el encuentro (20-22) y lograba estirar la distancia hasta los cuatro puntos (23-27). Los burgaleses aprovechaban las pérdidas locales y llevaban los balones a buen puerto para conservar las riendas del electrónico (28-31). Reaccionaba el cuadro de Peñarroya, que vencía en la pelea por el rebote, y endosaba un parcial de 12-2 para poner la máxima taronja en los siete puntos con los que se llegaba al descanso en la Fonteta (40-33).

En un terrible retorno a pista, el Hereda San Pablo Burgos terminaba de encajar el parcial de 20-2 de Valencia Basket, que acrecentaba su renta hasta los 15 puntos (48-33). Trataba de pelear por el duelo Benite (48-37), pero los taronjas volvían a golpear, sumaban un 10-0 y abrían la máxima a 21 puntos (58-37). El final del tercer cuarto llegó con el conjunto local controlando con solvencia la contienda (62-42).

Intentaban, al menos, reaccionar los burgaleses, convirtiendo un parcial de 2-8, una situación que paraba rápidamente Peñarroya con un tiempo muerto (66-50). El equipo castellano trataba de creer en sus opciones de remontada hasta el final y se aproximaba con un nuevo parcial de 2-10 (71-60). Los triples de Claver y de Van Rossom alejaban la posibilidad de los de Olmos de reengancharse a la lucha por el resultado (79-63). El intercambio de canastas en los dos minutos finales fue insuficiente para que el Hereda San Pablo Burgos pudiera alcanzar la victoria en su último encuentro de la temporada de Liga Endesa a domicilio (84-70).

El equipo burgalés disputará su último partido de la temporada de Liga Endesa ante Urbas Fuenlabrada, el sábado 14 de mayo, desde las 20:45 horas, en el Coliseum.

publi BAD.png