Podemos Burgos urge a aprobar cuanto antes un Plan Municipal de Vivienda

Marga Arroyo, portavoz de En Burgos Podemos, recuerda que el concejal responsable de Fomento admitió que la ley obliga al Ayuntamiento a contar con este documento.

La portavoz del grupo municipal En Burgos Podemos, Marga Arroyo, recuerda al equipo de Gobierno que existe “urgencia social” y necesidad administrativa de contar cuanto antes con un Plan Municipal de Vivienda. Arroyo apunta que el propio concejal responsable del área, Daniel Garabito, admitió en el Pleno del pasado 15 de octubre que este documento es obligatorio para un Ayuntamiento como el del Burgos, y que a pesar de que se informó de que se estaba trabajando en el texto, “tres meses después no hemos vuelto a saber nada”.

Por ello, la portavoz de la formación afea al equipo de Gobierno la “falta de información al resto de grupos municipales” con respecto a su redacción. El Plan Municipal de Vivienda, que se acordó aprobar en el Pleno del 15 de octubre ante una proposición de Podemos, sigue sin tener ni tan siquiera un borrador, “y nada se ha dicho a los corporativos sobre en qué punto se encuentra” a pesar de que la legislación obliga al Ayuntamiento de Burgos a contar con él, asevera Arroyo.

Tres meses después de la aprobación de la proposición de Podemos con el voto favorable de los dos partidos de Gobierno, PSOE y Cs, ninguna novedad ha habido al respecto. “Nada sabemos, y el presupuesto que se aprobó para el año 2022 hace menos de un mes no incluye partidas al respecto. Garabito explicó que la Ley de Vivienda de la Junta de Castilla y León del año 2010 obliga a ciudades como la nuestra a tener su propio plan. Afirmó también que se estaba trabajando en ello, pero no hemos tenido más noticias”, lamenta Arroyo. “Creemos, como ya dijimos en aquel Pleno, que es el momento de ponerse manos a la obra” para sacar adelante “un texto de consenso, que garantice su continuidad durante diferentes legislaturas" y que permita a la ciudad tener una “política social de vivienda que haga de Burgos una ciudad en la que se cumple el artículo 47 de la Constitución, que establece que la vivienda digna es un derecho”, asegura.

La necesidad de contar con este Plan Municipal de Vivienda se convierte en “urgencia” si se analiza desde el ámbito social. Así lo demuestran casos como el del edificio de la calle Calera, 35 que conocimos la pasada semana a través de un medio de comunicación: un inmueble en manos de un fondo inmobiliario en el que no se realizan las imprescindibles labores de mantenimiento hasta el punto de no contar con la ITE (Inspección Técnica de Edificios) en regla para ‘obligar’ a los inquilinos a abandonar sus viviendas y así poder hacer negocio con dichos pisos. “El Ayuntamiento tiene que poder reaccionar ante estas situaciones. Es preciso que se ofrezca una alternativa habitacional a las víctimas de los fondos buitre y que se garantice el derecho a la vivienda, que se establezcan límites al negocio inmobiliario para defender los derechos de los ciudadanos y ciudadanas”, relata la portavoz de En Burgos Podemos.

Por ello, Marga Arroyo pide al concejal responsable del área de Fomento, Daniel Garabito, la convocatoria de una sesión “extraordinaria y monográfica, como en aquel momento propuso, de la Comisión de Urbanismo e Infraestructuras para analizar en qué punto se encuentra la redacción del Plan de Vivienda y poder realizar aportaciones para darle el impulso necesario que permita convertirlo en realidad” a la mayor brevedad posible, concluye la portavoz de la formación morada.

publi BAD.png