Podemos denuncia una nueva modificación “a la carta” del PGOU

Existen informes de técnicos municipales de abril de 2018 y enero de 2019 informando desfavorablemente ante la solicitud de licencia de obra en los que se pone de manifiesto que las edificaciones ya estaban concluidas.

La portavoz del grupo municipal En Burgos Podemos en el Ayuntamiento de Burgos, Marga Arroyo, ha denunciado esta mañana un nuevo caso de “modificación ‘ad hoc’ del Plan General de Ordenación Urbana”. Y es que en la Comisión de Urbanismo, Infraestructuras y Vivienda del martes 8 de febrero se presentó una propuesta de variación del texto que permitiría dar legalidad “a un negocio, un hotel de caballos, que lleva varios años funcionando pese a carecer tanto de licencia de construcción como de actividad”, ha denunciado Arroyo. Dicha instalación se encuentra, además, en las inmediaciones de la Cartuja de Miraflores, un espacio por tanto protegido.

Marga Arroyo ha catalogado de “absolutamente irregular” la actuación del Ayuntamiento de Burgos y el edil Daniel Garabito como máximo responsable del área de Fomento a este respecto. Y es que, ha recordado, la petición de Tabalou Development en la que se basa dicha modificación que se llevará para su aprobación definitiva al Pleno del próximo viernes, “supondría dar legalidad a una construcción totalmente contraria a toda lógica”.

La portavoz de Podemos en el Consistorio burgalés ha informado ante los medios de comunicación de que, según un informe de la arquitecta municipal fechado en abril de 2018, la empresa responsable del negocio, había construido “una nave y cuatro bloques de boxes para caballos, instalaciones (andador de caballos) todas ellas sin contar con las correspondientes licencias o autorizaciones y que así mismo se observa la presencia de varios caballos, lo que indica que la instalación se encuentra en funcionamiento sin que exista constancia de la autorización para dicha actividad”. Pese a ello, no existe ningún expediente sancionador contra la empresa, ha añadido Arroyo, habiendo también “un informe, en el mes de mayo, de la gerente de Fomento poniendo de manifiesto que se ha construido sin licencia y que la actividad se ha iniciado sin la correspondiente autorización”.

Unos meses después, en enero de 2019, la empresa gestora del hotel de caballos solicitó nuevamente a la Gerencia de Fomento licencia de obra “para la instalación de ganado equino en Valdeortuño” (así se llama el paraje en el que se encuentra la instalación), recibiendo un nuevo informe desfavorable en el que se pone nuevamente de manifiesto que las construcciones están completamente ejecutadas. Se alude en dicho texto a la necesidad de que se conceda la autorización de uso excepcional en suelo rústico.

Finalmente, y a pesar de no constar a día de hoy en ningún expediente que se haya concedido a Tabalou Development los correspondientes permisos de obra o de actividad, la empresa gestora solicitó el pasado 21 de octubre de 2021 una modificación del PGOU en los artículos 249 y 257 para autorizar el uso excepcional amparándose en una “utilidad pública” que En Burgos Podemos no aprecia en ningún caso. Pese a existir hasta tres expedientes previos desfavorables (los dos de Fomento para la edificación y un tercero del área de Licencias para hacer un camino de zahorra), la petición ha salido adelante y se aprobó en la última Comisión Urbanismo con los únicos votos favorables del bipartito.

Ante este nuevo caso de “Urbanismo a la carta” que se sume a la reducción del uso terciario en el entorno del Bulevar ferroviario, Podemos se cuestiona, ha afirmado Marga Arroyo, “por qué no existe ningún expediente sancionador cinco años después de que se iniciara una actividad fuera de la ley y cómo es posible que el Ayuntamiento no cuente con herramientas internas para evitar este tipo de actuaciones”.

Por ello, En Burgos Podemos registró en la jornada de ayer un escrito dirigido al secretario solicitando que los servicios de inspección del Ayuntamiento “comprueben estos hechos, que se proceda a incoar un expediente sancionador y se restaure la legalidad y que, dado que las edificaciones están fuera de la ley, se proceda a su demolición a costa del promotor”, ha explicado Marga Arroyo. Solicita Podemos, igualmente, que se tipifique la actuación como “infracción muy grave” dentro del Reglamento de la Ley de Urbanismo.

“No sabemos qué pensará ante este tipo de situación un vecino al que se sanciona porque no ha puesto un posamanos reglamentario en su urbanización y ve cómo cuando un empresario que lleva cinco años ejerciendo una actividad sin licencia en un entorno sensible no solo no se abren diligencias, sino que se buscan los mecanismos para tratar de legalizarlo”, ha afirmado. Ha pedido, por ello, que tanto el alcalde, Daniel de la Rosa, como el concejal de Urbanismo, Daniel Garabito, den explicaciones al respecto de esta actuación “cuanto menos contradictoria”.

publi BAD.png