Podemos pedirá compromiso para convertir los entornos escolares en áreas seguras y saludables

La portavoz de la formación morada, Marga Arroyo, solicita al Consistorio que se trabaje para evitar los desplazamientos en vehículos privados para acercar a los niños a los colegios.

En Burgos Podemos solicitará este viernes al Pleno del Ayuntamiento de Burgos una apuesta por la conversión de los entornos escolares “en áreas seguras y saludables para la infancia”. Así lo ha adelantado esta mañana la portavoz de la formación morada en el Consistorio, Marga Arroyo, quien ha lamentado que las ciudades en general y Burgos en particular “no están diseñada para la infancia, pero tampoco los entornos escolares”, ha dicho.

Podemos recoge en esta proposición el guante del Congreso de los Diputados, donde el pasado mes de marzo se aprobó una Proposición No de Ley (PNL) para conseguir el objetivo de convertir los entornos escolares en áreas de protección de la salud de la infancia. Se logró en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados de España a instancias del Seminario de Movilidad e Infancia, un grupo de trabajo creado en el marco del CENEAM (Centro de Educación Ambiental) formado por profesionales del urbanismo, la educación, la gestión de la movilidad, la seguridad vial y la salud pública.

La PNL aprobada insta a la participación de las entidades locales con propuestas concretas en los entornos escolares. Se trata de un paso adelante para conseguir unos entornos escolares más seguros y saludables, y creemos que el Ayuntamiento de Burgos debe tener un papel preponderante en esta lucha por lograr materializar los acuerdos y alcanzar los objetivos de movilidad sostenible y reducción de la contaminación”, ha añadido Arroyo.

La concejala de Podemos ha recordado que hace 30 años “las niñas y los niños íbamos al colegio andando, incluso solos, y por el camino te encontrabas con tus compañeros”, ha dicho. Ante aquella realidad, “en la actualidad el modelo de movilidad prioriza el uso del vehículo privado, lo que va en contra de la autonomía y la seguridad infantil”. Y hace, además, que los entornos escolares “sean lugares de alta contaminación por el encendido y apagado de motores”, y en los cuales las situaciones de riesgo son mayores porque sistemáticamente “se incumplan las normas de tráfico” aparcando en doble y triple fila y taponando y obstaculizando calles.

Frente a esta realidad, parece que las únicas políticas que se aplican buscan “facilitar la circulación de vehículos en vez de limitarlo”, ha lamentado Arroyo, que ha criticado el último intento conocido, el de implantar los puntos kiss&go (besa y vete): “estas actuaciones aumentan la contaminación, con los daños que ello genera en la infancia, “especialmente vulnerable” a la misma: “afecta a su crecimiento, salud respiratoria y desarrollo”, ha añadido.

Todo ello llevan a una ciudad “poco agradable para los niños, por lo que es imperioso aplicar medidas y políticas que generan espacios más amigables”, ha explicado la portavoz de En Burgos Podemos. “No se trata de una reivindicación puntual: en nuestra ciudad es una reivindicación existente en forma de caminos escolares seguros o campañas de fomento del uso de la bicicleta, amparadas, en muchos casos, por asociaciones de madres y padres de los centros educativos. El próximo 6 de mayo tendrá lugar la convocatoria #StreetsForKids o #CallesAbiertasParaLaInfancia en la que, a nivel europeo, se pretende visibilizar la urgente necesidad de transformar los entornos escolares”, ha recordado Arroyo.

La proposición de Podemos al pleno abundará en todos estos asuntos, solicitando un compromiso firme “por la limitación del aparcamiento y el tráfico en las calles del los entornos escolares, convirtiéndoles en Zonas Sin Tráfico o Zonas de Prioridad Peatonal; potenciando el proceso iniciado en colaboración con la Junta de Castilla y León para revegetar los patios escolares con arbolado y plantas que proporcionen sombra, frescor y color a estos espacios, mejoren la calidad del aire y amortigüen el ruido; reservando en todos los recintos educativos, o en sus aledaños, un espacio seguro para el aparcamiento de bicicletas, patines y patinetes; potenciando la suficiente oferta de transporte público; priorizando la movilidad peatonal y ciclista en el viario del entorno escolar; e incorporando en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) y Ordenanza de Circulación medidas específicas de limitación y pacificación del tráfico en los entornos escolares”.

Además, marga Arroyo considera fundamental para lograr estos objetivos “priorizar la proximidad al centro escolar como criterio básico del área escolar, impulsando la reversión de la ‘zona única de escolarización’ para así paliar el uso del vehículo privado evitando desplazamientos de larga distancia”. “Esta es una función en la que deben estar implicadas y coordinadas varias áreas, buscando una acción conjunta interdisciplinar que convierta los entornos escolares en lugares seguros y agradables para las y los estudiantes”, ha afirmado, “máxime en una ciudad como Burgos que está declarada Ciudad Amiga de la Infancia”, ha concluido.

publi BAD.png