Podemos pide que las Zonas de Bajas Emisiones permitan generar un proyecto de movilidad para todos

Marga Arroyo exige a PSOE y Ciudadanos que no se limite a “cumplir el expediente” y amplíe las ZBE a “otros barrios de la ciudad y a espacios sensibles como colegios, centros sanitarios y residencias de mayores”.

La portavoz de En Burgos Podemos, Marga Arroyo, ha reclamado esta mañana al equipo de Gobierno municipal que aproveche la necesaria implantación de Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) en la ciudad para “establecer una estrategia de movilidad sostenible y respetuosa con el Medio Ambiente” en toda la ciudad. “No es suficiente con limitar el uso del coche en el Centro cuando hay altos niveles de contaminación o con potenciar que se cambien los vehículos de combustión por los eléctricos: hay que lograr que Burgos sea una ciudad del siglo XXI”, ha explicado. Y ha apuntado que, con el actual modelo de movilidad, “un trabajador gasta más de 100 euros al mes en desplazarse a su puesto de trabajo en el polígono industrial si lo hace en su coche privado”.

La próxima semana se celebrará un Pleno extraordinario para debatir la propuesta de Zona de Bajas Emisiones de la ciudad de Burgos (“una propuesta que por otro lado desconocemos completamente”, ha recordado Arroyo), y a este respecto Podemos tiene claro que es importante que esta exigencia normativa debería servir para potenciar una apuesta municipal firme por la movilidad sostenible y respetuosa con el Medio Ambiente. “En cumplimiento de la Ley de Cambio Climático, antes del 2023 las ciudades de más de 20.000 deben poner en marcha sus ZBE como parte de sus políticas medioambientales y de movilidad”, ha aseverado. “El objetivo –ha apuntado-, es reducir de forma local las emisiones contaminantes o de gases de efecto invernadero así como potenciar modos de transporte que conviertan las ciudades en más habitables y saludables”. Todo ello para “mitigar un cambio climático que, como demuestra la ola de calor de los últimos días, ya está aquí”.

La exigencia de crear ZBE, sin embargo, puede ejecutarse, ha señalado Arroyo, de dos formas. “Se pueden establecer restricciones específicas a los vehículos en función de su potencial contaminador o impulsar medidas de movilidad sostenible, y la sensación que tenemos es que el proyecto del PSOE y Cs solo se centra en lo primero, que buscan controlar picos de contaminación en vez de establecer criterios estables”, ha lamentado. “Las zonas de bajas emisiones deben entenderse como un instrumento de gestión de la movilidad y pedimos al bipartito que lo entiendan de modo global, tratando de esta forma de potenciar el tipo de movilidad que se quiere para nuestra ciudad”, ha dicho. “Los burgaleses y las burgalesas merecemos que sea del siglo XXI”, ha remarcado.

Por ello, para lograr que Burgos, “con una orografía privilegiada” para el uso de la bicicleta, por ejemplo, logre cambiar el uso del coche privado por medios de transporte sostenibles y alternativos, “hay que invertir en ampliar la infraestructura ciclista, en ampliar las líneas y frecuencias de autobuses urbanos también hacia los polígonos industriales (evitando así que los trabajadores deban afrontar un gasto elevadísimo) y tomar medidas valientes como reducir aparcamientos en zonas determinadas, limitar los horario de reparto y evitar el tráfico de paso para que el coche no sea el más cómodo para moverse“, ha argumentado. “Se deben tener en cuenta a la hora de elaborar la ZBE elementos como la mejora de la calidad del aire y de reducción del ruido; el cambio de modelo de movilidad y de espacio público y la equidad e impacto que todo ello conlleva en los diferentes grupos sociales”, ha añadido Arroyo.

Para la portavoz del grupo municipal de Podemos en el Ayuntamiento de Burgos, además, sería interesante que las ZBE fueran varias y no una sola. “El Consistorio puede elegir las zonas en las que se establecerán. Desde Podemos consideramos que no se debe limitar al Centro y a su entorno de forma concéntrica, sino que se debe extender a otros barrios, con especial atención al más populoso de los barrios de la ciudad, Gamonal, y a los entornos especialmente sensibles como los centros escolares, sanitarios y residencias de mayores”, ha comentado.

Ajustar los umbrales a las recomendaciones de la OMS

Marga Arroyo, por último, ha apuntado que el bipartito tiene ante sí la oportunidad de mandar un mensaje claro sobre qué tipo de modelo de movilidad quiere para Burgos y su futuro estableciendo los umbrales de contaminación a los que afectan estas ZBE. “En estos momentos la legislación establece unos niveles de contaminación que son superiores a los que la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera óptimos”, ha señalado. “Los umbrales de la OMS; por tanto, son más estrictos que los que establece la legislación, por lo que pedimos al equipo de Gobierno que se adapte a los que la Organización Mundial considera adecuados para garantizar la salud de los burgaleses y las burgalesas”, ha concluido.

publi BAD.png