Podemos presenta alegaciones a la modificación del PGOU en el entorno del Bulevar

Marga Arroyo, portavoz de la formación en el Ayuntamiento, lamenta que no se respeta la legislación vigente en cuanto a la creación de VPO.

La portavoz de En Burgos Podemos, Marga Arroyo, ha anunciado esta mañana que el grupo municipal alegará contra la modificación del Plan General de Ordenación Urbana aprobada de manera inicial en el Pleno del pasado 21 de enero y que afecta a una decena de parcelas del entorno del Bulevar Ferroviario por la ausencia de justificación del “interés general” en dichos cambios. Los mismos reducen el uso terciario de las parcelas para, según anunció el edil de Fomento, Daniel Garabito, hacerlo “más atractivo” para los promotores, una explicación que Podemos entiende que no se corresponde con la realidad.

Tanto Arroyo como Luis Oviedo, asesor jurídico de Podemos, han denunciado que la modificación en ciernes del PGOU no respeta la ley en cuanto a la creación de vivienda protegida, ya que, mientras la normativa establece que en entornos urbanos debe destinarse “como mínimo” un 30 por ciento de los inmuebles a VPO, esta modificación lo limita a únicamente un 5,73%. “Se comprueba que prima el interés particular sobre el general”, ha aseverado Arroyo.

Y es que, como ha denunciado Arroyo, esta modificación fue “una exigencia de Pecsa –la empresa adjudicataria de una de las parcelas, concretamente la TE09 del sector S-29-07 Antigua Estación- para cerrar la adquisición de la misma”. Según ha explicado la propia portavoz municipal, “se ha extendido la medida a otras parcelas para justificar el cambio” hecho a medida de la empresa y así difuminar las responsabilidades. Además, no es cierto que los terrenos fueran difícilmente vendibles con las condiciones aún vigentes, ya que existían la oferta realizada por la cooperativa promotora de Torre Panorama, que ha judicializado la operación, y otras dos más, según ha advertido Luis Oviedo. “El proyecto era viable con un terciario (hoteles, oficinas, pistas polideportivas…) del 41 por ciento, como demostraba la oferta de la cooperativa de Torre Panorama”, de 5.842.000 euros, solo un 3,7 por ciento inferior a la elegida de Pecsa (6.000.065 euros).

La modificación supondría aumentar en 1.874 metros cuadrados el uso residencial de la parcela, incrementando en 770.000 euros el beneficio de Pecsa al casi triplicarse el precio de cada uno de los metros cuadrados afectados. “El metro de uso terciario es de 210 euros y el residencial de 620 euros, aproximadamente”, ha señalado.

Marga Arroyo ha comentado que esta modificación, que aún debe ser aprobada de manera definitiva, “demuestra el opaco funcionamiento del Consorcio”, y que las políticas urbanísticas de la ciudad se realizan “a la carta. Pese a que la modificación no está aprobada, Pecsa ya ha iniciado la promoción y venta de las viviendas de la que ellos denominan Torre Zenit”, ha afirmado. “Hasta qué punto están convencidos de que se van a hacer los cambios que han pedido que ya están poniendo a la venta las 84 viviendas de la promoción”, ha comentado. “La gestión que se está haciendo de este asunto en el Ayuntamiento es todo lo contrario a la transparencia”, ha añadido a este respecto Oviedo.

Esta situación pone de manifiesto que en la modificación, por tanto, “no existe interés público alguno, sino el interés particular de una empresa”, ha lamentado. Una operación, “otra más”, que demuestra que el Partido Socialista no se enfrenta al lobby del ladrillo y permite que se siga manteniendo el control del suelo y su precio por parte de cuatro privilegiados”, ha dicho. “Si no hay diferencias entre las políticas de vivienda del PSOE y las de Javier Lacalle y el PP, ¿dónde está el presunto progresismo?”, se ha preguntado.

¿Abstención de los concejales en el pleno?

Por otro lado, y al respecto de este asunto, otra de las alegaciones presentadas por Podemos alude a la participación de los concejales del Ayuntamiento de Burgos en su doble condición de ediles y consejeros de los Consorcios. “Un miembro de la Corporación, ¿debería abstenerse en la votación final que tenga lugar en el Pleno del Ayuntamiento? Porque su voto viene ya condicionado por su participación en el Consorcio previo”, ha denunciado Marga Arroyo.

publi BAD.png