PP, CS Y Vox se oponen a que la Junta regule la ubicación de los parques eólicos

El Pleno de la Diputación tumba la proposición del Grupo Socialista ante la proliferación de estas infraestructuras.

El Partido Popular, Ciudadanos y Vox, (Grupo Mixto), han votado en contra de que la Junta de Castilla y León regule la ubicación de los parques eólicos en la provincia y la suspensión cautelar inmediata de los expedientes en tramitación hasta su aprobación. Así, han tumbado la proposición del Grupo Socialista en el Pleno de la Diputación, que pedía desarrollar ese marco regulatorio en un plazo máximo de tres meses, en la misma línea de lo que hicieron con la que llevó a las Cortes autonómicas el PSOECyL en el pasado mandato.

“Es una realidad incuestionable que la proliferación, demanda y tramitación de instalaciones de generación eléctrica renovables de tecnología eólica y fotovoltaica que, aun siendo, vitales procedimientos para la descarbonización de la actividad productiva y económica, su localización en superficies agrícolas y forestales, está generando preocupación social en Castilla y León “, señalaba la propuesta rechazada en su exposición de motivos.

El defensor de la iniciativa en el Pleno, el diputado provincial socialista y alcalde de Medina de Pomar, Isaac Angulo, señala que, si bien en la Comunidad no existe ningún principio específico que regule la idoneidad de los emplazamientos con criterios vinculados a la protección de la biodiversidad o el paisaje, la Ley de Patrimonio Natural de Castilla y León, establece obligaciones para garantizar el reconocimiento, protección, gestión y ordenación del paisaje, de acuerdo con una serie de requisitos y medidas específicas para las actividades relacionadas con la energía.

Angulo ha recalcado que, “si los datos de las empresas son ciertos, en la provincia de Burgos tenemos 2.000 megavatios, lo que supone que tendríamos capacidad para cinco millones y pico de hogares. Si esto es cierto, nos sobra”, ha insistido para, después añadir que Iberdrola habla de 30.000 megavatios en Castilla y León, lo que supone cubrir 28 millones de hogares.

“Yo soy partidario de las energías renovables, pero en beneficio del ciudadano, como queremos hacer en el Ayuntamiento de Medina de Pomar con la creación de una comunidad energética”, ha dicho, para incidir en la preocupación ante el impacto de estas instalaciones en su comarca, con una importante proliferación de las mismas, y en que la normativa de la Junta sobre la protección del patrimonio medioambiental es del siglo pasado.

Además, la ley recoge que, para la conservación del paisaje, la Junta ha de establecer los criterios que regirán las actuaciones sectoriales que tengan incidencia sobre el mismo y el PSOE considera que “es fundamental llevar a cabo la compatibilización de la descarbonización de la economía mediante la incorporación de energía procedente de fuentes de generación renovables con la protección de la biodiversidad y los ecosistemas”, para lo cual ve necesario dotarse de herramientas de ordenación del territorio que garanticen una transición energéticamente justa, en el marco del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2020-2030.

Sin embargo, el PP, Ciudadanos y Vox, han rechazado la propuesta, con el agravante de que el portavoz del PP en la Diputación y presidente de esta formación en la provincia, Borja Suárez, ha reprochado a Angulo que su preocupación obedece a la proliferación de estas infraestructuras en su comarca y ha hablado de aumentar las compensaciones a la zona por ello, como, dice, está contemplado y se hizo con la central nuclear de Garoña.

“Yo me preocupo por mi pueblo, es verdad, y veo que pasa algo, y que no me está repercutiendo. La central nuclear repercutió en su momento, puntualmente, pero no generó un aumento de población, esa es la realidad”, ha contestado el socialista, para añadir que “me preocupan las Merindades y el turismo”.

publi BAD.png