Salmantinos reciben tratamiento en el HUBU por los residuos radioactivos

La próxima demolición del hospital clínico de Salamanca provoca que los pacientes que reciben tratamiento con yodo radiactivo, lo tengan que hacer en Burgos.

Esta es la solución que ha encontrado la Junta de Castilla y León para los pacientes que tienen que recibir tratamiento con yodo radiactivo, como estos pacientes generan residuos biológicos radiactivos, no pueden hacerlo en el hospital clínico de Salamanca puesto que debe descontaminarse antes de su demolición.

Dicho tratamiento dura entre 3 y 4 días, en los que el paciente debe estar ingresado y genera residuos que deben ser tratados y almacenados de una manera especial por contener restos radioactivos.

La Junta tiene previsto el derribo del Clínico de Salamanca, para los próximos meses a pesar de la oposición de muchos ciudadanos salmantinos.

Esto ha provocado que los residuos radioactivos no se puedan almacenar en ese hospital y los ciudadanos de Salamanca tengan que desplazarse hasta Burgos para recibir el tratamiento.

Esto ha provocado la indignación de muchos de estos pacientes ya que aunque ellos tienen cubierto por la Junta el desplazamiento hasta el Hospital Universitario de Burgos desde Salamanca, los familiares tienen que pagar de su bolsillo el viaje y la estancia para estar con los enfermos.

A pesar de que Valladolid está mucho más cerca de Salamanca, a 120 kilómetros, la Junta de Castilla y León ha decidido que la mejor opción es Burgos y el HUBU estando a más de 240 kilómetros de distancia.