San Pablo no puede con el Flamengo y cede su trono intercontinental

Con este partido finaliza la época dorada del club burgalés, ahora toca centrarse en la ACB para salvar la categoría.

El Hereda San Pablo Burgos no pudo revalidar su título de la FIBA Intercontinental Cup tras caer ante Flamengo en el Hassan Moustafa Sports Hall de El Cairo (Egipto). El cuadro brasileño dominó desde el primer cuarto un partido en el que los de Paco Olmos tuvieron que remar en contra del marcador. En los momentos en que los burgaleses fueron capaces de aumentar su energía en defensa, lograban recortar las diferencias, pero lamentablemente el acierto no estuvo de su lado en varios momentos que pudieron ser claves para el partido. Honor al subcampeón de la FIBA Intercontinental Cup, que hizo soñar una vez más a toda una ciudad con escribir una nueva página en su historia, y honor a la afición, representada en el centenar de aficionados que se desplazaron hasta Egipto y que dieron su aliento al equipo hasta la conclusión del encuentro.

La final arrancaba en El Cairo con dominio de Flamengo, que bajo el liderazgo de Carlos Olivinha hacía efectivo un parcial de 0-10 que ponía a los brasileños con nueve puntos de ventaja en el electrónico (4-13). Los castellanos necesitaban imprimir más intensidad en su defensa si querían recuperarse y controlar mejor el balón en ataque para poder llevar a buen término sus ofensivas. Sin embargo, eran los visitantes quienes mantenían las riendas del duelo y con un nuevo parcial de 0-10 estiraban su máxima hasta los 16 puntos (9-25). Intentaba reaccionar el Hereda San Pablo Burgos, pero aún estaba lejos cuando se cerró el primer cuarto (12-25).

El acierto de Flamengo, superior al de los burgaleses, continuaba imponiéndose sobre la cancha egipcia en un intercambio de canastas que le era insuficiente a los del Coliseum (14-29). Los de Olmos apostaban ahora por aumentar su energía, aprovechando el empuje de sus aficionados desde la grada y conseguían devolver la distancia a la barrera de los diez puntos (23-33). Los visitantes encontraban mejor fortuna desde el perímetro, mientras que los locales visitaban la línea de tiros libres, lo que no les permitía recortar las diferencias (27-41). El descanso llegaba a El Cairo con los brasileños recuperando su máxima ventaja (29-45).

En el retorno a la pista, Flamengo golpeaba con acciones que se saldaban en triples, lo que les dejaba seguir en la delantera e incluso abrir su renta hasta los 19 puntos (35-54). Debía reaccionar y hacerlo pronto el Hereda San Pablo Burgos si quería alcanzar el cierre de la final con opciones de victoria. Las buenas defensas, mejorando ostensiblemente en la lucha por el rebote, les permitían a los castellanos recortar la ventaja brasileña (46-57). No obstante, el final del tercer periodo les era favorable a los visitantes, que mantenían la victoria de su lado (49-65).

Salían con mordiente en defensa los castellanos, que seguían peleando con el luminoso en contra (53-69). El cuadro burgalés disponía sobre el parqué un quinteto preparado para anotar desde el exterior, pero la fortuna no estaba de su lado. Los locales lo intentaban una y otra vez en el perímetro para procurarse algún triple que recortara la distancia (59-73). Apoyaban sin descanso los aficionados desplazados para animar al Hereda San Pablo Burgos, que lamentablemente no pudo remontar la amplia desventaja y terminó por ceder su cetro intercontinental a Flamengo en El Cairo (62-75).

publi BAD.png