Sonorama arranca con gran ambiente y respeto a las normas

Este jueves comenzó una edición más del Festival Sonorama, celebrado en el recinto ferial de Aranda de Duero.

Con largas colas para la validación de las pulseras de acceso arrancaba un Sonorama distinto, un Sonorama sin la Plaza del Trigo, sin la fiesta en Aranda, Sin grandes aglomeraciones, sin saltos, pero con mucha música y mucha diversión.

La organización cumpliendo con las normas ha sectorizado las zonas de público, las zonas de consumo de bebidas y comidas con un espacio muy grande para las 5.000 personas que han adquirido su entrada.

El cartel se abrió el jueves con Cala Vento, El Kanka, Los Zigarros, Nach, Sidonie y Viva Suecia. Sigue el viernes con Amaral, Anni B Sweet, Arde Bogotá, Delaporte, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba, León Benavente, María de Juan y Queralt Lahoz. Para terminar el festival el sábado actuarán Comandante Twin, Ginebras, Jack Bisonte, La Habitación Roja, La La Love You, Lucía Tacheti, Varry Brava y Vetusta Morla.

Entre otros se ha podido ver a Jordi Évole disfrutar en el festival ribereño.

La norma en el festival ha sido el respeto a las normas anti-covid, los asistentes son conscientes de la responsabilidad que deben tener para que el festival salga bien y así lo recuerda constantemente el personal del festival.

Aunque no es un Sonorama normal, ya era necesario la celebración de conciertos y festivales donde una cultura segura sea posible.

Muy necesario para todos los profesionales de la cultura, que sin duda están siendo los más castigados de la pandemia. También lo agradece la Ribera del Duero, acostumbrada a pasar estos días de verano con miles de visitantes de toda España. El impacto del festival en toda la comarca es enorme.