Un buen Burgos se reencuentra con la victoria ante el Tenerife

El Burgos suma, gracias al tanto de Miguel Rubio, un importante triunfo que le alza con 45 puntos.

Partido de altas expectativas en la tarde del domingo en El Plantío. Bajo un ambiente festivo y de hermandad entre ambas hinchadas, se enfrentaban el Burgos Club de Fútbol y Club Deportivo Tenerife, los burgaleses en busca de tres puntos para afianzarse en la zona templada y, por su parte, los tinerfeños en busca de una victoria que los acerque a los puestos de ascenso directo.

Comenzó el duelo con intensidad por parte de los pupilos de Ramis, que ya en el primer minuto de partido forzaron un saque de esquina que solventó perfecto Pablo Valcarce, dando cobertura en la lateral del área pequeña. Sentó bien la ocasión visitante al Burgos, que templó el ritmo de partido para comenzar a dominar relativamente el balón en el centro del campo. Al cumplirse el minuto siete de partido, en un barullo en área chicharrera, pudo generar la primera acción de peligro blanquinegra, pero ni Malbasic ni Juanma lograron aprovechar. Seguidamente, respondiendo, una fugaz contra del Tete fue perfectamente cortada por Elgezabal, en primera instancia, y posteriormente despejada por Matos. Volvió a buscar la contra el Tenerife con Bermejo protagonista, que avanzó y metió un centro raso desde la izquierda que atrapó perfecto José Antonio Caro por bajo, volvía a igualarse el dominio del partido. El Burgos buscaba la portería defendida por Juan Soriano intentando combinar para llegar en superioridad, por su parte los tinerfeños lo hacían aprovechando las transiciones para aturullar a la zaga burgalesa. La primera contra del Burgos, en el minuto veintiuno y conducida por Juanma y Malbasic, generó muchísimo peligro y fue cortada, con falta no señalada, sobre Pablo Valcarce cuando el berciano tenía todo a favor para marcar el primer gol de la tarde en El Plantío. Lom seguía intentando el Burgos, sobre todo con acciones por banda, pero la defensa chicharrera no concedía apenas espacios a las internadas blanquinegras, se cumplió el treinta de juego sin movimiento en el luminoso. Enric Gallego lo intentó, sin fortuna, con un tímido testarazo bien detenido por José Antonio Caro en el centro de la portería. El balón parado también tuvo protagonismo en la primera parte, Andy, botando una falta señalada sobre Juanma en el treinta y ocho, colocó un centro templado perfecto que habilitó el testarazo de Pablo Valcarce, la bola se perdió por encima del larguero. Sin tiempo para el Tenerife y de nuevo a balón parado, la defensa canaria salvó de forma milagrosa la doble ocasión de Córdoba y Elgezabal tras el córner botado por Andy, estuvo cerca el gol en la última acción clara de la primera parte.

El segundo periodo comenzó con los mismos veintidós protagonistas y la misma igualdad sobre el terreno de juego, lo que derivó en unos primeros minutos sin acciones de peligro en ninguna de las dos áreas. La primera fue para el Burgos, en el cincuenta y dos, con una internada de Pablo Valcarce que cortó la defensa evitando que su disparo encontrase portería. La siguiente, también para el Burgos, fue para Mumo que lo intentó desde el exterior del área con un disparo raso que detuvo con seguridad Juan Soriano. Tuvo la suya el Tenerife, en botas de Elady, en el minuto cincuenta y cuatro, pero su disparo no inquietó a Caro. Al superarse el sesenta de partido llegarían dos buenísimos minutos para los nuestros, primero la tuvo Elgezabal cabeceando en busca de la escuadra y forzando a la manopla salvadora de Juan Soriano. En la segunda llegaría el gol, Mumo recuperó en la lateral del área para meter un pase raso que despejó Soriano y Miguel Rubio, tremendamente vivo, remachó al fondo de la red para adelantar al Burgos. Se sentían cómodos los de Calero y seguían buscando el área para ampliar distancias, Mumo pudo lograrlo tras recuperar y disparar, pero su disparo se perdió por encima del larguero. Un error garrafal en el ochenta y tres fue aprovechado por Pablo Valcarce para robar, avanzar y disparar sobre puerta, detuvo Juan Soriano por poco para evitar el gol. Los chicharreros, en el último tramo de partido, lo intentaban con más corazón que cabeza y eso ayudaba a que la defensa local aguantase sin demasiados esfuerzos. Los últimos minutos fueron de control burgalés, sobre todo en fase defensiva, y esto sirvió para que los tres puntos de queden en El Plantío. La próxima cita, en busca de los 48 puntos, dentro de 7 días repitiendo como local ante el Real Sporting de Gijón.

publi BAD.png