Un error le cuesta muy caro al Burgos en Lugo

El Burgos cae en una dolorosa derrota en el feudo del CD Lugo.

Con los últimos rayos del día calentando la preferencia del Anxo Carro comenzaba la contienda entre amurallados y blanquinegros. Una vez más, como acostumbra nuestra irreductible afición, estuvimos arropados desde la grada con los casi cien blanquinegros que se desplazaron hasta la capital lucense para no perderse la vigesimoquinta jornada del campeonato en LaLiga SmartBank. Julián Calero, salvo el cambio obligado por la baja de Elgezabal, alineó el mismo once que venció por 4-0 al CD Leganés con Mumo sustituyendo al mediocentro vasco.

El primer intento, muy tímido, fue para el CD Lugo en botas de J. Señe, que buscó sorprender avanzando desde la divisoria sin lograrlo ante la zaga blanquinegra. Los nuestros buscaron la primera con tranquilidad y toque, y pudieron sorprender con un pase en profundidad de Pablo Valcarce que atajó Óscar evitando las opciones de Guillermo. Respondió de inmediato el conjunto de Albes con un contra que despejó con la testa Zabaco y que, en el rechace, aprovechó Ricard para disparar muy cerca de la cepa del poste.

El partido ofrecía transiciones rápidas para ambos conjuntos en los primeros minutos de juego, una de estas transiciones la aprovechó perfecto Álvaro Rodríguez para meter un buen centro al área que no logró cabecear a gol Juanma por un palmo.

Pudo adelantarse el Lugo en el minuto trece cuando Campabadal contentó en la frontal un rechace de la zaga, pero su disparo se marchó demasiado desviado. Muy atenta la zaga blanquinegra para robar y despejar la internada de Barreiro en la acción previa. Miguel Rubio tiró de reflejos para cubrir el testarazo de Barreiro y despejar a la esquina en una nueva ocasión para los de Albes.

En el veinticinco pudo llegar el tanto castellano a balón parado, Andy botó muy bien dos metros por detrás de la frontal para forzar a la estirada de mérito de Óscar para despejar a la esquina. Solo dios minutos después llegó la más clara para los de Calero, Pablo Valcarce internó perfecto para recibir el pase filtrado de Mumo y disparar, salvó de nuevo el meta local.

Los locales comenzaron a controlar más el ritmo del partido y a mascar con tranquilidad sus opciones, al filo del minuto treinta y cinco lograron su ocasión más clara con un cabezazo de Cuéllar que despejó Alfonso Herrero vistiéndose de mago y metiendo una manopla de ensueño en la escuadra que evitó el gol. Tras la ocasión, el partido de templaría hasta alcanzar el tiempo de descanso.

En el segundo periodo, el primer intentó fue para el Burgos en botas de Guillermo, internando por el costado izquierdo para intentar zafarse sin éxito, la zaga aguantó la marca y forzó el saque de puerta. Lo volvieron a internar en el cincuenta y uno con un muy buen disparo de Mumo desde veinte metros que desvió con la punta de los dedos a córner Óscar. En el saque de esquina, Zabaco remató de cabeza al larguero, pero la acción quedó invalidada por hacerlo en posición adelantada. El Burgos comenzaba a dominar ante un Lugo que intentaba frenarlo con faltas tácticas en su propio campo. Cuando se cumplía el sesenta y cinco de juego, Álvaro Rodríguez arrancó la moto para lanzar una sensacional cabalgada y meter un buen pase que no lograron conectar Juanma y Pablo Valcarce.

Señé tuvo la primera con cierta claridad de la segunda parte del conjunto dirigido por Rubén Albes, lo buscó desde la frontal con un disparo que se perdió por encima del larguero. Le sonrió la suerte a Cuéllar en la siguiente acción, en la que aprovechó un error de Álvaro Rodríguez en el pase atrás para robar, avanzar y batir a Alfonso Herrero en el primer gol de la noche en Lugo. Le sentó bien el gol, que logró pausar casi por completo el partido combinando en campo propio para desesperación blanquinegra.

A pesar de intentarlo y meter cambios con poderío en el juego aéreo, los nuestros lo lograron pisar con claridad el área amurallada para conseguir en empate. Derrota dura, pero a pensar desde ya en el partido del viernes en El Plantío frente al Alcorcón.

publi BAD.png