Victoria contundente del UBU San Pablo

Los burgaleses se impusieron en un duelo en el que se mostraron como un equipo contundente y en el que sobresalió un Ibrahim que detuvo hasta tres lanzamientos de 7 metros.

Triunfo ilusionante del UBU San Pablo ante el Eón Horneo Alicante (37-23) en un choque que comenzó con los visitantes muy volcados al ataque pero que se acabó convirtiendo en un recital del conjunto burgalés en todas las líneas. Ibrahim, que acabó como MVP del partido, desesperó al ataque alicantino, y Sebas e Ignacio, con 8 goles cada uno, fueron los máximos anotadores del equipo.

El choque comenzó con un Alicante arrollador y con UBU San Pablo frío y despistado. Los foráneos demostraban su potencial anotador desde todas las líneas aprovechando el desajuste inicial en la defensa cidiana. Poco a poco el cuadro cidiano se fue entonando, gracias a un Ibrahim que bajó la cancela y a un Ruslan Dashko al que empezaban a entrar esos lanzamientos que no encontraban red en los primeros instantes. Así, en el 10 de juego, el conjunto rojinegro igualaba la contienda (6-6) y en el 11 lograba su primera ventaja.

El bloque burgalés empezaba a mostrarse más reconocible, con una defensa mucho más sólida y un ataque que en ese momento encontraba hueco desde todas las posiciones. En el 21 de partido, con un 15-9 y la exclusión de Yeray Mancebo, Luis Parro se veía obligado a pedir tiempo muerto. A pesar de la charla, el equipo de casa había olido la sangre y la escalada se mantenía imparable con un Ibra inconmensurable y una defensa atenta a recuperar balones para facilitar ataques en primera y segunda oleada (min. 24. 17-9). El tramo final de la primera mitad se desarrolló de forma algo alocada, con unos instantes de relajación por parte de los locales, que permitieron al bloque rival acercarse en el marcador a los 6 de diferencia para llegar al descanso con un 18-12.

El encuentro se reanudó con la tempranera exclusión de Diego Vera en el 31:54, que no sirvió para amedrentar a los cidianos, que volvieron a demostrar su solvencia defensiva. Mientras tanto, Ibrahim Moral seguía a lo suyo. En el 37 detenía su tercer penalti, de cuatro recibidos, y en el 38 con un 23-14 el técnico visitante volvía a detener el partido. La contienda seguía plácida para los burgaleses, pero en el 41, Diego Vera veía la roja por un golpe en la cara a un rival. La eliminación del pivote andaluz ponía a prueba la resistencia de los cidianos, pero, de nuevo, pasaban la prueba para mantener la diferencia entre los 8 y los 9 tantos.

El conjunto alicantino mantenía la brega y parecía que podía entrar en buena dinámica, sin embargo los colegiados mostraban roja a Novais en el 49 para terminar de dar la puntilla a un Eón Alicante que terminó perdiendo los nervios en el tramo final. Con esta victoria, el bloque burgalés escala dos posiciones en la tabla y dentro de dos semanas viajará a Barcelona para medirse al Barça B.

publi BAD.png