Victoria de infarto del San Pablo con dos prorrogas

El Hereda San Pablo Burgos logra una victoria crucial ante Surne Bilbao Basket con un derroche de apoyo de la afición.

Con fe y con esfuerzo, el Hereda San Pablo Burgos volvió a sumar un triunfo de Liga Endesa, el quinto de la temporada. El cuadro dirigido por Paco Olmos conquistó una importantísima victoria ante Surne Bilbao Basket en un partido en el que tuvieron que superar dos prórrogas para alcanzar la recompensa final. Los castellanos no dejaron de creer en ningún momento y remontaron hasta diecisiete puntos de desventaja con una fantástica labor de equipo en la que fue imprescindible el apoyo de la grada del Coliseum. Los aficionados corearon y animaron incesantemente para empujar al equipo hacia la victoria y se vieron premiados con una alegría en casa. Ahora, un par de semanas de trabajo sin partido antes de afrontar el próximo tramo de la Liga Endesa, donde los castellanos continuarán peleando por la permanencia en la máxima categoría del baloncesto español.

Tomaba ventaja Surne Bilbao Basket al inicio del encuentro en el Coliseum gracias a los puntos de Damien Inglis, que conseguía sacar el tiro adicional en sus ofensivas (4-9). Sobrepasadas un par de acciones de mala fortuna sobre el aro contrario, el Hereda San Pablo Burgos atinaba sus intentos y lograba, sostenido por la buena labor en la pelea por el rebote, voltear el electrónico (14-13). Se imponían los ataques a las defensas en el parqué castellano, que vivía un intercambio de canastas con el público entregado. El luminoso se mantenía con el máximo equilibrio cuando se llegó al final del primer cuarto (20-20).

La defensa de los castellanos permitía que el duelo conservara la igualdad (25-24). Sin embargo, los ataques marrados por parte de los locales dejaban a los visitantes con la opción de acrecentar su renta. El cuadro burgalés solicitaba tiempo muerto, pero la pausa no lograba romper la buena racha de Surne Bilbao Basket, que se abría hasta el 0-10 para poner la máxima vizcaína en nueve puntos (25-34). Animaba con fuerza el público del Coliseum, que trataba de dar empuje a los suyos (30-36), aunque las acciones de Andrew Goudelock mantuvieran la delantera visitante (33-41). Lo intentaban desde el tiro libre los de Olmos, que encaraban el descanso con siete de desventaja (37-44).

Los bilbaínos volvían a estirar las diferencias a su favor cuando se reanudó el partido (39-54). Marcaban nuevas máximas los visitantes, que la establecían en 17 puntos después de un triple (44-61). Reaccionaba el conjunto castellano con un breve parcial de 7-1 que acortaba la distancia (51-62). Embocaban buenas canastas los de Mumbrú, mientras que los de Olmos tenían que sacar rédito a sus tiros libres (54-69). Un triple de Vítor Benite sellaba el tercer periodo (57-69).

La entrada al último cuarto podía hacer presagiar que iba a discurrir por el mismo camino que los anteriores (59-74), pero nada más lejos de la realidad. El empuje de Marc García aupaba a todo el Hereda San Pablo Burgos, que quería creer en sus posibilidades de remontada (65-76). Así, con cada buen esfuerzo defensivo y con el incansable apoyo de la afición, los de Olmos iban recortando la renta bilbaína, que quedaba en siete mediado el periodo (71-78). El cuadro castellano seguía defendiendo con el alma y anotando desde el tiro libre para completar un 12-0 de parcial que dejaba la ventaja visitante en la mínima (77-78). Un triple de Hakanson volvía a estirar la distancia, pero los puntos de Julian Gamble, que salía eliminado por faltas, y de Benite equilibraban el electrónico a 28,4 segundos para el final (81-81). Se la jugaba en defensa el conjunto local, que no podía evitar un triple liberado de Goudelock, que por fortuna, esta vez, no lograba embocar. El empate final conducía el partido a la prórroga (81-81).

Ponía cuatro de distancia Surne Bilbao Basket al inicio del tiempo extra (81-85), pero el Hereda San Pablo Burgos quería sostenerse en una buena defensa para hacer efectivas sus ofensivas. Un triple fantástico de Dani Díez culminaba los muchos minutos de remontada local (86-85). El público apretaba al máximo el ambiente, pero eso no achantaba a Goudelock, que anotaba por partida doble (86-89). En un tramo de tiempos muertos para preparar cada jugada, Benite volvía a sumar dos puntos (88-89). Una falta antideportiva del brasileño, que le mandaba al banquillo por ser la quinta, daba una clara opción a los bilbaínos de aproximarse al triunfo. Anotaba solo uno de sus lanzamientos desde el tiro libre Walker y cometían personal en la posesión los castellanos, lo que derivaba en un único tiro libre anotado por Goudelock (88-91). A falta de ocho segundos, Marc García completaba su descomunal partido con un estratosférico triple que devolvía el equilibrio (91-91). El último triple intentado por Goudelock no veía aro. El duelo se marchaba a una segunda prórroga (91-91).

Arrancaba el segundo tiempo extra con multitud de ataques fallados, antes de que, mediado el cuarto, Dani Díez volviera a romper el equilibrio con un extraordinario triple (94-91). Avanzaba la prórroga en el Coliseum, que rugía en cada acción y explotaba de felicidad con un triple de Tarik Phillip (97-91). Se enfangaba un duelo caliente con una falta técnica a Ángel Delgado, que le mandaba eliminado de camino a vestuarios. Sacaban rédito los castellanos, que abrían la distancia (100-92). Con un minuto restante, todavía se iban a intercambiar puntos los bilbaínos y los burgaleses, que continuaban llevándose la victoria momentánea con apenas siete segundos restantes (102-97). Dos tiros libres de Renfroe sellaban un crucial triunfo del Hereda San Pablo Burgos y de su afición en el Coliseum (104-97).

El equipo burgalés disputará su próximo partido de Liga Endesa ante Coosur Real Betis, el domingo 6 de marzo, desde las 12:30 horas, en el Palacio Municipal de Deportes San Pablo.

publi BAD.png