Victoria de oficio del UBU San Pablo Burgos

El conjunto burgalés se impuso a un rival muy duro que llegó a estar con 4 goles de ventaja gracias a un gran trabajo defensivo y a una buena gestión de los tiempos en los minutos decisivos.

El UBU San Pablo Burgos logró este domingo una sólida victoria por 32-27 ante Amenábar Zarautz en un partido en el que los cidianos sacaron el mono de trabajo para superar a un rival duro y correoso y que llegó a estar cuatro goles arriba. Los burgaleses sustentaron su triunfo en una gran defensa, con Espinosa y Vera como muros de contención, una portería bien defendida por Mile y un ataque que agradeció contar, por fin, con el 100% de los efectivos burgaleses.

El cuadro cidiano regresaba a El Plantío y lo hacía con la plantilla al completo. Una circunstancia inédita en la temporada, en la que las ausencias por lesión o por compromisos internacionales habían impedido a la escuadra cidiana alinear a todos sus hombres hasta el momento.

El bloque zarauztarra comenzó golpeando primero, demostrado que el resultado del pasado jueven ante Guadalajara fue un accidente que no estaban dispuestos a repetir (min. 2. 0-2). Pronto Ignacio Suárez sacó a pasear su potente lanzamiento para situar por encima en el marcador a los suyos. El choque se desarrollaba con dureza desde el primer momento y las defensas cerraban filas obligando a los ataques a llegar al borde del pasivo o a intentar disparos de larga distancia (min. 13. 8-8).

Burgos defendía con intensidad, pero le costaba encontrar tiros fáciles, lo que propició que los vascos obtuviesen una renta de tres tantos en el 19 (8-11). Los errores no forzados y la exclusión de Diego Vera en el 23 de juego dieron pie a que la brecha se abriese hasta los 4 goles (min. 24. 10-14), lo que obligó a Nacho González a solicitar tiempo muerto. La charla puso pausa al alocado trance que vivía el conjunto local. En el reinicio, las fuerzas se igualaron con la exclusión de Unanue y el conjunto cidiano, con la cabeza más fría, inició una remontada, que se quedó en un 13-14 al descanso.

La contienda se reanudó con la intensidad con la que acabó en la primera mitad. Cada acción requería un esfuerzo máximo. Los cidianos se afanaban en labores defensivas para tratar de robar balones, Mile contenía la portería y el buen oficio de hombres como Roberto Pérez, contemporizando el juego, permitían a los cidianos igualar el choque en el 37 (17-17). De nuevo, la precipitación hacía acto de presencia y los errores de los -burgaleses concedían una nueva ventaja a los vascos (17-19), si bien, en esta ocasión, la reacción de los castellanos no se hizo esperar. Igor Karlov, recién llegado de Rusia, entró como una exhalación a portería para poner el 20-19 y provocar la segunda exclusión de Ander Atorrasagasti.

Poco a poco, los rojinegros empezaron a encontrar su sitio y su juego en la cancha. Dalmau Huix entró en acción para anotar tres tantos casi seguidos que ponían la mayor renta para los locales hasta el momento (min. 48. 24-22). La escalada cidiana proseguía y, aun con la exclusión de Espinosa en el 49, el UBU San Pablo aumentaba su ventaja para obligar al técnico visitante a pedir tiempo muerto (min. 50. 25-22). El conjunto burgalés estaba en su salsa, movía el balón a placer y la defensa funcionaba como un reloj para elevar la diferencia a cinco goles (30-25) a falta de tres minutos, de modo que ni la segunda exclusión de Espinosa frenaba el buen hacer del bloque castellano. Así, con trabajo y perseverancia, el UBU San Pablo culminó una victoria que asienta en la tercera plaza y le garantiza dos nuevos puntos de cara a la siguiente fase.

publi BAD.png